Arequipa

«Ninis» corren riesgo de caer en la delincuencia

20 de octubre de 2019
«Ninis» corren riesgo de caer en la delincuencia

En el Perú más de un millón de jóvenes no estudian ni trabajan, son los llamados «ninis»; un caldo de cultivo a una delincuencia cada vez más creciente, según las estadísticas nacionales y regionales.

Por: Mariela Zuni M.

Este grupo de jóvenes que, ni trabajan ni estudia que decidieron descolgarse del sistema impulsados principalmente por la apatía. Tienen entre 15 y 29 años y han interrumpido sus estudios, no buscan trabajo y ni les interesa hacerlo. Viven a expensas de sus padres, no se entusiasman con nada, no tienen sueños y no ven una salida a su situación.

La generación «nini» no quiere trabajar ni estudia. Adoptando una opción de vida distinta a que supuestamente vivieron sus padres, por lo que se asocia con un conflicto generacional. Sin parámetros sociales.

Un grupo de «ninis» tienen la mantención de sus padres que cubren sus necesidades básicas, por ello no tienen responsabilidad, pero, existe otro número más vulnerable que ante la falta de recursos se ven tentados por la delincuencia.

El coordinador del Observatorio Socio Económico Laboral (OSEL) Arequipa, Freddy Machaca Huarachi, explica que los jóvenes con relación a su disposición, están o deberían estar asociados, principalmente, con dos actividades: el estudio o el trabajo. Sin embargo, existe un segmento de la población juvenil que ha perdido las proyecciones de formación educativa e inserción laboral, y que está conformado por aquellos jóvenes que no estudian ni trabajan.

“Este grupo es vulnerable en la sociedad y representa un problema social y económico, ya que se exponen a mayores riesgos de caer en problemas de alcohol, drogadicción, delincuencia y criminalidad, también porque representan un gasto para el gobierno, por los recursos invertidos en su formación que no serán utilizados para el desarrollo regional y nacional”, señala en su informe sobre la Juventud en Arequipa.

Los jóvenes que no estudian ni trabajan, en el año 2018 fueron aproximadamente 70 mil 584. Esto indica que el 21,2% de los jóvenes en la región Arequipa se encuentran en esta condición. Dicho grupo está conformado, en su mayoría, por mujeres jóvenes (24,6%). Mientras que el 40,8% de los jóvenes dedicaban exclusivamente su tiempo al trabajo, 25,9% solo al estudio y 12,1% compartía su tiempo entre el estudio y el trabajo.

En este sentido, los «ninis» representan un segmento vulnerable en la sociedad ya que corren el riesgo de caer en actividades delincuenciales, pandillaje, drogas, entre otros; que se encuentran en condición de vulnerabilidad.


Algunos podrían estar inmersos en hechos delictivos. En el período enero-junio 2019 a nivel nacional, se registraron 2 mil 561 niñas, adolescentes infractores a la ley penal; la mayoría cometieron delitos contra el patrimonio (1 mil 549); continúan tráfico ilícito de drogas (181) y lesiones (169). En Arequipa, de los 33 infractores reportados por la policía, casi la mitad estuvieron involucrados en robos y hurtos, cinco en tráfico de drogas y la misma cantidad en lesiones.

EDUCACIÓN

Freddy Machaca Huarachi de la Osel.

Pero qué ocurre con esta generación, cual es factor detonante que los lleva a ser apáticos frente a su futuro cercano y lejano.

Según el Ministerio de Educación (Minedu) la tasa de deserción acumulada en educación secundaria de alumnos entre las edades de 13 a 19 con secundaria incompleta en Arequipa alcanzó el 1,5% en el 2018. Reduciendo significativamente respecto al año 2017 que era de 3,7%.

Otro grupo de jóvenes que intentaron seguir una carrera no universitaria abandonaron. En Arequipa un 8,3% se retiraron antes de finalizar sus estudios el año pasado, de acuerdo al Censo Educativo del Ministerio de Educación.

Cuántos de estos jóvenes desertores se habrá convertido en «ninis», si bien existen diversos factores para que un estudiante deje la escuela como, por ejemplo, la necesidad de trabajar o un embarazo adolescente. No hay duda de que un buen porcentaje siente esa desafección por el sistema y ha optado por no desempeñar ningún rol en la sociedad.

Para el especialista del OSEL, este comportamiento antisistema podría ser un paso seguro para que los muchachos ingresen al mundo de la delincuencia. Es así que la inseguridad ciudadana debe ser enfocado no solo desde el aspecto represor (penas drásticas), sino, desde un panorama más amplio.

SALVAVIDAS
Freddy Machaca Huarachi señala que los «ninis» llevan el estereotipo del joven que no quiere trabajar ni estudiar, muchos buscaron una oportunidad laboral o académica, pero no la encontraron o no lograron adaptarse a ella.

Por eso el Ministerio de Trabajo, considerando esta realidad apremiante que afecta a los más jóvenes, que serán en el futuro la fuerza laboral y de desarrollo del país, desarrolla diversos programas para facilitar su inserción laboral y formal.

Según el sector, el nivel educativo concluido de los jóvenes es importante para la economía debida principalmente al aporte que este tiene sobre la productividad y competitividad de un país. En el 2018 el mayor porcentaje de trabajadores jóvenes tenía un nivel educativo secundario (56,2%), seguidos por aquellos que tienen nivel educativo superior no universitaria (18,5%), superior universitaria (13,3%), y solo el 12,0% hasta primaria. Comparado con el año 2017, los trabajadores con nivel educativo secundaria completa disminuyó en alrededor de 2,7 puntos porcentuales, respectivamente.

No obstante, de acuerdo a la Encuesta de Demanda Ocupacional (EDO) de las 1 mil 126 empresas encuestadas en la región Arequipa, indicaron que a pesar de que el 52,6% de la mano de obra que se requeriría debería poseer nivel educativo básico, un 17,6% de los trabajadores deberán contar con un nivel educativo técnico básico, un 6,6% técnico medio, un 14,5% profesional técnico, y en menor proporción se contrataría personal profesional universitario (8,8%).

Por tanto, los jóvenes incluso con apenas secundaria completa tienen oportunidad para insertarse al mercado laboral.

La presencia de los trabajadores con educación básica sería predominante en los sectores de comercio (95,7%); agricultura y ganadería (93,4%); minería (86,3%); servicios prestados a empresas (72,9%); construcción (72,1%) e industria (44,2%).

En tanto, habría una mayor demanda de profesionales técnicos en el sector establecimientos financieros y seguros (96,7%). Asimismo, los trabajadores calificados como los profesionales universitarios tendrían mayor presencia en el sector enseñanza (87,4%).

Machaca comenta que la EDO se aplica entre los meses de octubre, noviembre y diciembre, para que los resultados estén listos a principios del año siguiente. Esta información se lleva a las instituciones educativas a fin de que los estudiantes tengan un panorama real de lo el mercado laboral necesita, y no se sientan tan abrumados a la hora de elegir una carrera o desempeñar un oficio.

Asimismo, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo entrega de manera gratuita el Certificado Único Laboral para Jóvenes – Certijoven. Un documento que reúne la información que usualmente piden las empresas cuando se postula a un puesto de trabajo. Contiene datos de identidad, antecedentes policiales, judiciales y penales, así como la trayectoria educativa y experiencia laboral formal.

Para registrarse el interesado debe acercarse a cualquier Centro de Empleo ubicado a nivel nacional para la obtención del Certijoven, en Arequipa en la calle Picaflores 130 – Urb. El Carmen, Cercado.

De abril a setiembre del presenta año se han entregado 1470 certificados a nivel regional. Solo en la Feria del Trabajo realizada hace una semana se emitieron 980.

JUVENTUD
En Arequipa existen 332 mil 962 jóvenes entre los 15 y 29 años, de ellos, el 51,0% hombres (169 mil 652) y mujeres el 49,1% (163 mil 310). En el año 2018, según la Encuesta Nacional de Hogares en la región hay 332 mil 962 jóvenes, de los cuales 190 mil 644 conformaron la Población Económicamente Activa (PEA), llegando a representar el 57,3%. En tanto, el segmento restante de la PET lo conformó la Población Económicamente Inactiva (PEI), el cual abarcó un total de 142 mil 318 personas que representa el 42,7%.

Unos 176 mil 058 personas jóvenes estuvieron trabajando. Y el 7,7% restante de la PEA estuvieron desempleadas, lo cual significó que 14 mil 586 personas buscaron activamente un empleo. Con relación a la PEI, el cual se conforma por aquellas personas que no participan en el mercado laboral, representa el 42,7% (142 mil 318 personas) respectivamente.

La principal actividad en la que trabajan los jóvenes son los servicios, el 2018, unos 81 mil 360 trabajadores se desempeñaban en esta rama, esto representa el 46,2% del total de la PEA Ocupada. El segundo sector de destino es el comercio que concentra alrededor de 40 mil 257 de trabajadores (22,9%), seguida por las actividades extractivas en la cual se encuentra trabajando alrededor de 20 mil 577 trabajadores (11,7%). Por otro lado, los sectores que son menos intensivos en mano de obra son industria y construcción con 10,8% y 8,5%, respectivamente.

Compartir

Leer comentarios