Educación

Niños de 120 jardines estudian en riesgo en casas de dirigentes y locales sin piso

14 de junio de 2019

La alta demanda por Educación, especialmente de niños entre 3 a 5 años de edad, ha ocasionado que diversos jardines o nidos se instalen de forma precaria en zonas de riesgo que no garantizan la seguridad de sus pequeños ocupantes.

El responsable del área de Infraestructura de la Ugel Norte, José Velazco Vilca, reveló que a la fecha en la ciudad existen aproximadamente 120 instituciones educativas de nivel inicial instaladas en casas de dirigentes y locales sociales precarios. La mayoría requiere ser reubicada, pues se pone en peligro la vida de los estudiantes.

“SOL DE LOS ANDES”
El caso más dramático se vive en el jardín “Sol de los Andes”, ubicado en el sector de Rayo Chachani en la parte alta de Cayma, donde estudian 20 niños de 3, 4 y 5 años de edad. El centro educativo opera desde hace cuatro años en el local de usos múltiples de la asociación de vivienda del lugar.

Sin embargo, lo peor es que la institución educativa se encuentra al borde de una quebrada y al costado de una planta de subestación de la empresa Seal. Velazco Vilca señala que debajo del nido hay redes de alta tensión lo que podría generar una gran descarga eléctrica, sobre todo cuando hay lluvia, poniendo en riesgo la vida de los niños que allí estudian.

La docente Mary Benítez Ríos, que labora en el nido, reconoce que el jardín se encuentra en zona de riesgo, sin embargo señala que no hay centros educativos cercanos para cubrir la alta demanda de la zona. Refiere que desde la Apafa se ha planteado dos alternativas para solucionar el riesgo. El primero, pedirle a Seal que retire la subestación o trasladar el jardín a otro sector.

Explicó que la asociación de Padres, señaló que optar por la segunda opción es más viable y es que, cuando el jardín empezó a funcionar, la subestación ya estaba instalada en el lugar. En ese sentido, señala que vienen buscando un terreno para iniciar un proyecto con la UGEL Norte y construir infraestructura nueva. “Aquí se estudia con miedo, tememos que en cualquier momento haya una descarga y pase lo peor”, cuenta la maestra.

SITUACIÓN COMPLICADA
Velazco Vilca señala que la situación de “Sol de los Andes” es común en la zona norte de la ciudad, donde desde el 2014, debido a las invasiones y migración, se han creado nuevas escuelas en deficientes condiciones. De las 120 II.EE, 15 requieren demolición para edificar nuevas instalaciones. “Tenemos jardines en casas de los dirigentes y ambientes sin piso, ni servicios básicos debido a que hay población infantil que necesita estudiar, sin embargo, un colegio no puede funcionar en estas condiciones, tenemos que empezar a proyectos para reubicarlos o construir más colegios”, comentó.

No obstante, las nuevas directivas emitidas en este año por la Dirección General de Infraestructura del Ministerio de Educación, han puesto en riesgo las intenciones de la UGEL Norte de mejorar las condiciones de infraestructura de las escuelas de estas zonas. Y es que, desde ahora el Estado exigirá dos requisitos claves para destinar presupuesto orientado a mejorar, ampliar o construir nuevas instalaciones. La primera es que se garantice demanda educativa, es decir, que haya una cantidad significativa de alumnos que necesiten estudiar. En ese contexto, además se prohibirá la edificación de colegios en un mismo sector a menos de 5 kilómetros de distancia entre sí.

La segunda condición para construir o mejorar un colegio es que estos cuenten con terrenos saneados, con título o partida de propiedad inscrita. Una exigencia que a decir del funcionario, dejaría sin esperanzas de mejoras al menos al 35% de instituciones educativas adscritas a la Ugel Norte y que precisamente se ubican en la zona norte de la ciudad. “Gran parte de los jardines y escuelas de primaria no están saneadas”, lamentó.

Compartir

Leer comentarios