El peligro de los rayos solares

13 de Enero de 2018
El peligro de los rayos solares
Fuente de la imagen: 
El Pueblo
Apenas bastan 20 minutos de exposición al sol, para que sean candidatos a que en unos 10 a 15 años, sino es menos,  sean diagnosticados con afecciones de piel. El problema se agrava  cuando la exposición se hace a diario o contantemente.
“La piel tiene memoria, si un día sufrió quemaduras, en una semana  o hace un año, las consecuencias de esas quemaduras  quedarán por siempre y se irán acumulando hasta que haya el deterioro de la piel y se convierta en una enfermedad mortífera que se va a comenzar a notar a partir de los 40 años de edad”, advierte Zacarías Madariaga, director de Salud Ambiental.         
Entre los altos índices de radiación solar que afectan al mundo por el cambio climático, Perú ocupa el primer lugar, una amenaza a la salud que este verano ya alcanzó índices históricos de hasta 20 puntos, un nivel considerado "extremo".
Hace tan solo unos pocos años el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) de Perú establecía para el país valores máximos de radiación de 14 y 15 puntos. Este verano los valores se "han disparado" y entre finales de enero y febrero Arequipa está alcanzando los 18 a 20 puntos, cuando la Organización Mundial de la Salud indica que lo normal es llegar a los 11 puntos.
El primer lugar en el mundo lo ocupa Perú y se debe entre otros factores, a la cercanía del país a la zona ecuatorial, donde la radiación ultravioleta (UV) cae en forma perpendicular sobre el territorio, según un estudio neozelandés. El estudio, publicado en 2006, sitúa además a Bolivia como el segundo lugar con mayor radiación solar del mundo, seguido de Argentina y Chile.
En el caso de Perú, la intensa radiación se incrementa también debido a la contaminación ambiental que ocasiona que cada año el país pierda un promedio de 1% de la capa de ozono, gas que está en la atmósfera y que amortigua el paso directo de los rayos UV, explica Guillermo Gutiérrez, director del Senamhi. 
La falta de lluvias y nubosidad usuales en enero y febrero en las zonas andinas facilitan el paso de la radiación ultravioleta; pero a pesar que hay días  que están nublados, la  radiación no deja de causar daños. 
De acuerdo al Ministerio de Salud, por el incremento de la radiación solar, se calcula que 1 de cada 5 mil  peruanos desarrollará algún tipo de cáncer de piel, cifras que se van acortando con los años.
"Además de las personas de tez blanca, se encuentran en especial peligro aquellos que trabajan en las calles, como policías, conductores, taxistas, personal de seguridad, ambulantes, entre otros", precisó.
Aproximadamente, el 4 % del total de consultas en los servicios de dermatología de los establecimientos del Ministerio de Salud corresponde a diagnósticos de cáncer de piel. Esta neoplasia se encuentra dentro de los diez tipos de cáncer más frecuentes en el país. Se presenta con más frecuencia en el sexo femenino (54,5 %) y en edades entre 50 y 89 años. 
Frente a esta realidad, el cuidado de la piel debe hacerse durante  todo el año, pero más intenso en verano por los niveles altos de radiación ultravioleta, explica Madariaga. Entre las medidas de protección a seguir están, por ejemplo, no exponerse al sol sin protección entre 11 de la mañana y 3 de la tarde, usar ropa manga larga, sombrillas, sombreros de ala ancha y lentes de sol con filtro UV. 
Otro consejo es aplicarse foto protectores solares medicados por un especialista dependiendo del tipo de piel, edad del paciente, enfermedades preexistentes y actividad que realiza.
El uso de bloqueadores debe darse todo el año, aplicando una capa para cubrir todas las áreas expuestas, 30 minutos antes de exponerse al sol y cada dos horas. Además se  debe tener cuidado con las manchas o lunares que puedan aparecer con el paso de los años en el cuerpo, sobre todo en manos o pies, ya que podrían ser peligrosos si no se detectan a tiempo.
LOS PEQUEÑOS
El especialista también informó que los bloqueadores no deben ser aplicados en niños menores de seis meses porque la función de su hígado no se ha completado a esa edad, ya al absorberse a través de la piel, el medicamento no se metaboliza y puede acumularse, presentando un efecto tóxico para el niño.
La advertencia no es exagerada y es que esta enfermedad proviene de la acumulación de muchas horas de exposición al sol, subrayó la dermatóloga Ariané Dávila. “Si no se enseña a los niños a proteger su piel, tengan por seguro que dentro de unos años los casos aumentarán", indicó preocupada.
La falta de medidas preventivas en años pasados, provocó que en estos últimos tiempos aparezcan pacientes cada vez más jóvenes y el promedio de edad de los pacientes con esta enfermedad es 50 años, pero desde hace una década aparecen personas de 21 a 26 años con este tipo de cáncer.
Las personas con mayor riesgo trabajan expuestas a los rayos UV como heladeros, canillitas, comerciantes, serenos, policías, entre otros. A pesar de la aparición de manchas y lunares que crecen en la piel, este cáncer aún pasa desapercibido.
En el año 2014 a la Liga Contra el Cáncer acudieron 845 personas para descartar cáncer a la piel, a 34 de ellas se le dio un diagnóstico positivo. En 2015, de las 615 atenciones, 31 casos fueron detectados, mientras que el año pasado, de los 816 pacientes, 20 presentaban la enfermedad, y se espera las estadísticas del  año pasado.
Las lesiones precancerosas o queratosis esquemáticas aparecen de diferentes formas y según sus características, puede indicar tres diferentes tipos de cáncer. Una de ellas es la basocelular. Es un cáncer menos agresivo y el más frecuente. Se presenta como lunares o bolitas que brillan en la piel en zonas fotoexpuestas. Al convertirse en lesiones, no se curan con facilidad.
Está también la espinocelular que es una lesión plana más grande; es más agresiva y debe ser retirada, al igual que el basocelular.
Finalmente está el melanoma, que al padecerlo puede conducir a la muerte. Es una lesión oscura con bordes irregulares y asimétricos que crece rápidamente. 
Quemaduras oculares
No solo la piel sufre las consecuencias de las radiaciones, sino también la vista y hay muchas personas que tienen una molestia en los ojos y no se explican la razón hasta que acuden a ver a un oculista. Debido a la sobreexposición a los rayos solares, ya sea de forma directa o indirecta (reflejo de estos en el agua, el hielo o la nieve), los ojos sufren quemaduras de distintos grados de gravedad, siendo especialmente sensibles al sol la córnea, el cristalino y la retina. 
Algunos síntomas que pueden experimentar son el  enrojecimiento, irritación, lagrimeo, dolor, sensación de tener arena en los ojos, visión borrosa, pérdida de la visión.
El pterigión es una enfermedad directamente relacionada con los rayos solares que resultan ser el agente desencadenante que causa el crecimiento excesivo de tejido sobre la córnea, en personas con predisposición genética a este padecimiento y que se manifiesta con enrojecimiento, lagrimeo, sensación de cuerpo extraño en el ojo.
Las cataratas en un 20% de los casos diagnosticados están relacionadas con una prolongada exposición a radiaciones solares y las personas que ya padecen del mal, tienen deslumbramientos, disminución progresiva de la visión lejana, visión nublada o borrosa o con manchas, puntos negros, variaciones en la coloración de las pupilas.
DATO
En la  Gerencia de Salud se va a instalar un “solmáforo”, a través del cual los especialistas y la población en general podrán  conocer cómo van los índices de radiación solar en la ciudad y tomar las previsiones del caso.      
 
 
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web