Internacional

Notre Dame: la gran cruz del altar y la Virgen María salvan del fuego

17 de abril de 2019
Notre Dame: la gran cruz del altar y la Virgen María salvan del fuego.

El rosetón redondo que domina la fachada de la iglesia también sobrevivió al infierno.

Fragmentos de vitrales medievales de un valor incalculable y un enorme agujero en el techo, donde se derrumbó su aguja. La luz del día revelaba el martes la magnitud de los daños en la catedral de Notre Dame de París, mutilada por un voraz incendio.

Philippe Marsset, vicario general de Notre Dame, fue uno de los primeros en poder entrar en la catedral gótica, cuyos arcos esculpidos estaban ennegrecidos por el humo, la noche del lunes, después de que el fuego fuera controlado.

«Parecía como si hubiera habido un bombardeo», cuenta Marsset a la AFP sobre lo que queda de la iglesia donde fue ordenado sacerdote, hace 31 años.

«Todo estaba oscuro, pero en el fondo seguía de pie la gran cruz del altar, iluminada por las llamas. ¡Fue impresionante», describe este vicario, que pasó toda la noche en vela junto a su queridísima iglesia.
Marsset describe como un «infierno» el momento en que se declaró el siniestro en el tejado de la catedral, poco después de que terminara la misa de la noche (19H00, 17H00 GMT) el lunes.

Los funcionarios de la iglesia corrieron para intentar salvar las pinturas y otros tesoros culturales, antes de ser evacuados por los bomberos.

Pese a los inestimables daños, no todo se perdió. Nuestra Señora, una estatua de la Virgen María, fue descubierta casi intacta y la mayoría de las vidrieras del templo, incluido el magnífico rosetón redondo que domina la fachada occidental de la iglesia, se salvaron.

«Todos estamos estupefactos. Es más que milagroso, es heroico», dice Marsset, refiriéndose a la labor de los bomberos que trabajaron incansablemente para salvar esta catedral, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

“TENÍA QUE VENIR”

El alivio era también grande entre los parisinos, que descubrían el martes por la mañana que la fachada y las dos torres de la catedral seguían de pie.

Christophe Provot, un estudiante de historia de 25 años y ferviente católico, pasó toda la noche en la Ile de la Cité, el barrio en el centro de París donde se alza Notre Dame, rezando y cantando junto a desconocidos.

«Vine a eso de las diez de la noche, cuando escuché en la televisión que quizás no era posible salvarla», dice, pálido por el cansancio.

Mientras tanto, en las orillas del Sena decenas de parisinos y turistas se detenían el martes para tomar fotografías o contemplar el lugar de la catástrofe, muchos de ellos aún incrédulos.

«Estoy devastada, aunque dejé de ser católica desde hace mucho tiempo», dice Claire, de 88 años, a la AFP, mientras mira desde lo lejos a la catedral. «Fue ahí que me bautizaron», añade.

Aurora, una italiana de 33 años que vive en París desde hace un lustro, se levantó a las seis de la mañana, tomó su bicicleta y acudió «como para rendir homenaje a un viejo pariente enfermo».

«Anoche un colega mío gritaba: ‘Victor Hugo, por favor, apaga el fuego desde el cielo», sonríe. «Notre Dame es como la Torre Eiffel, es como mi abuela. Como si el Coliseo de Roma se hubiera quemado. Tenía que venir».

Compartir

Leer comentarios