Arequipa

Nuevo Congreso este domingo

25 de enero de 2020

En el año 2016 se eligió 130 congresistas para la República del Perú, con una mayoría aplastante de setenta y tres curules para Fuerza Popular (el Fujimorismo) como el hecho más representativo para nuestra historia política en ese año. Cabe recordar ese momento, porque ha sido el peor congreso de la historia republicana de nuestro país, lo cual significa que no debemos repetir el mismo plato político que nos mantuvo por más de 3 años y medio en la incertidumbre, la corrupción, el lobby, la xenofobia, la vergüenza internacional Latinoamericana del nivel del debate político y el argumento deplorable de ideas. Cercenando el ideal de la política peruana, poner el poder al servicio del bien común, teniendo cobertura total de los servicios públicos y con calidad en la administración de ellos.

El 30 de septiembre el ejecutivo concluyo que se le negó la confianza dos veces por parte del Congreso de la República, recurriendo constitucionalmente al cierre del congreso, siendo ratificado por el Tribunal Constitucional. La ciudadanía en su mayoría respaldo la decisión del presidente Martín Vizcarra, como en algún momento también respaldo a Alberto Fujimori cuando lo hizo el 05 de abril de 1992, entonces a lo largo de estos 27 años que se ha mantenido nuestra constitución el Congreso de la República junto con el Poder Judicial son las instituciones más desprestigiadas que tenemos en el país, corroborado por la Encuesta Nacional de Hogares en sus numerosas publicaciones de resultados. Entonces partimos con goles en contra si queremos tener un mejor congreso, porque la desconfianza, la credibilidad y el desinterés reina el pensamiento popular.

Pero habrá que mencionar que es un proceso de elecciones congresales “extraordinarias”, no hay un candidato presidencial de arrastre que implique direccionar el voto en base a una sola trayectoria, hoja de vida, plancha presidencial, antecedentes penales, vocación pública, entre otras cosas.

Hoy en día tenemos que escoger a 130 personas entre hombres y mujeres que legislaran, fiscalizaran y nos representaran a los más de 33 millones de peruanos y peruanas, considerando que son cientos de candidatos, poniendo el ejemplo de Arequipa que para 6 curules en el congreso se postulan más de 120 personas, para ello debemos tener la información accesible, transparente, analizada, contrastada con los antecedentes de cada candidato y partido político que representan, justo para ello hay que tener una metodología de emisión del voto este 26 de enero.

No se debe dar la confianza otra vez a partidos políticos, personas con antecedentes penales y actos políticos que defraudaron la confianza ciudadana, como:

  1. Defender la corrupción encarnada por parte de un expresidente suicidado, utilizando un partido político para fines particulares, sin renovación de cuadros, sin paridad ni alternancia. Poniendo al frente en estas elecciones a un demagogo, incoherente, encubridor y siendo su propuesta la de vacar a la figura presidencial.
  2. Se han revelado pagos por más de 11 millones de soles por parte de empresas privadas en las campañas del 2011 y 1016 a un partido político en especial, la fuerza número 1, la señora K (nadie sabe quien es), quedando comprobado que mintió a su pueblo, que caminar por costa, sierra y selva significo un engaño. Son 30 años de fujimorismo, es un sistema corrupto y perverso que cada vez son menos peruanos y peruanas que se identifican, empecemos este 26 de enero a enterrar este capítulo de nuestra historia republicana.
  3. ¡Plata como cancha! Es un clamor que se escucha desde Trujillo, la ingenuidad nos dice que son aires de cambio, pero particularmente, cerrado no les daría la confianza popular. Por lucrar con la educación universitaria de muchos jóvenes, por pensar que la política es un medio para hacer dinero a costa del bien público, es la dinastía Acuña, es copia no plagio, tener el poder supremo para intereses particulares, porque cuando vez a un político tienes que ver el don del servicio, no el recorrido de servirse de los demás.
  4. Para los que no son de derechas, sino del otro lado, porque no se sabe que son. Habrá que ver personas, porque los partidos políticos nunca encuentran un punto de equilibrio, ¿es tan difícil juntar a la izquierda de diferentes facciones y llamar a una elección popular interna para ver los cuadros que postularan a los diferentes niveles de gobiernos? No lo hacen porque los dogmas aun no caen, piensan que están en 1980, y el ego, si lo ponemos en términos religiosos, es un mal que no se le desea a nadie.
  5. Bueno por el sol solidario, es un satélite o mini fujimorismo, que no merece más explicaciones ni palabras, mucho menos la confianza popular.

Hay mayor acceso a las fuentes de información, pero también a la desinformación y guerra sucia, contrasta las redes sociales y los diferentes medios de comunicación, no hay que ser ingenuos esta vez, es más, no confíes en estas palabras escritas en párrafos anteriores, cuestiónate todo y podremos encontrar la verdad, este 26 de enero empecemos a dar muestra de cambio y de una ciudadanía empoderada.

Lucas Z. Granda
Compartir
loading...

Leer comentarios