Internacional

OMS aconseja no usar el ibuprofeno para tratar pandemia coronavirus

18 de marzo de 2020

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó este martes a la gente que tiene síntomas de nuevo coronavirus que no use ibuprofeno para paliarlos.

En paralelo, las autoridades francesas advirtieron que los medicamentos anti-inflamatorios podrían empeorar los efectos de la Covid-19.

Las advertencias del fin de semana del ministro francés de Sanidad, Olivier Veran, seguían un reciente estudio de The Lancet publicado el miércoles, que emite la hipótesis que una enzima que estimula el ibuprofeno y otros medicamentos similares podría facilitar y empeorar las infecciones por el virus.

El portavoz de la OMS, en Ginebra, Christian Lindmeier, dijo a la prensa que los expertos de la ONU «están estudiando la cuestión». «Mientras tanto recomendamos usar paracetamol y no usar ibuprofeno como automedicación. Es importante», dijo.

También señaló que si el ibuprofeno fue «recetado por profesionales de la salud, entonces naturalmente es cosa suya». El ministro francés indicó en un tuit que el ibuprofeno y otros medicamentos similares pueden ser «un factor agravante» en las infecciones por coronavirus.

EL PAPA REZA
El papa Francisco acudió a una iglesia del centro de Roma para rezar ante un crucifijo que evoca la «Gran Peste» de 1522 para pedir el fin de la pandemia del coronavirus en todo el mundo, según informó la Santa Sede en un comunicado.

Francisco abandonó el Vaticano de «forma privada» y acudió a la iglesia de San Marcello en recorrido a pie de parte de la vía del Corso, completamente desierta por las restricciones de movimiento impuestas en todo el país para contener la propagación del virus.

En ese templo los romanos veneran un crucifico de madera que quedó intacto en un incendio en 1519 y que tres años después fue sacado en procesión por los barrios de la ciudad para invocar el fin de la peste que la asolaba, por lo que se considera «milagroso».

Antes había acudido a la Basílica de Santa María La Mayor para rezar ante el ícono bizantino de la Virgen Salus Populi Romani, muy apreciado por los fieles y venerado durante los siglos en tiempos de guerras, pestes o carestías.

Con su oración, el pontífice invocó el final de la pandemia del coronavirus que afecta al mundo y, en especial Italia, donde ya ha contagiado a 24 747 personas y ha causado la muerte a 1809.

Ante el crucifijo y el ícono de la Virgen «ha implorado la curación de los muchos enfermos, recordando las numerosas víctimas de estos días» y ha pensado también en sus familiares y en los médicos y operadores sanitarios que luchan contra el virus y que «con su trabajo garantizan el funcionamiento de la sociedad».

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios