Arequipa

Operación Sonrisa: resultados inesperados en campaña para niños con labio leporino

25 de junio de 2019

Misión de médicos especialistas que operan de manera gratuita a niños y adultos con malformaciones en labio y paladar se instalaron desde el jueves 19 en el hospital Honorio Delgado. Su meta era operar a 45 personas, pero apenas llegaron a 39. Faltó convocatoria, pero además, el nosocomio limitó camas.

Por: Elizabeth Huanca U.

Operación Sonrisa, la campaña gratuita que cada año busca cambiar la vida de niños y adultos que nacieron con labio leporino y paladar hendido no logró por primera vez, la meta esperada en Arequipa.

La misión de galenos tenía como meta devolverles la sonrisa a 45 personas de tres meses de edad a más, entre el 20 y 22 de junio; sin embargo, apenas cubrió 39 cupos. La cifra final desconcertó a la directora ejecutiva de Operación Sonrisa a nivel nacional, Claudia Tudela.

Cada año, en el Perú, nacen entre 1500 a 2000 menores con labio leporino y paladar hendido, malformaciones que les impide funciones básicas como comer. Operación Sonrisa logra intervenir a alrededor de 500 a través de campañas a nivel nacional, varios quedan “fuera” por falta de cupos. Con este antecedente, lo ocurrido en Arequipa, causó desazón en el equipo compuesto por 45 especialistas.

MAL ANTECEDENTE
El año pasado, las intervenciones no se concretaron en Arequipa. El hospital regional Honorio Delgado, sede de la operaciones, atravesaba una emergencia por falta de equipos en sus salas de cirugía por lo que no hubo acceso para que la misión médica atienda este tipo de operaciones.

Con ese antecedente, para este año, Tudela confiesa que esperaban tener más acogida, pero no fue así. El miércoles 19, día en el que los especialistas realizaron las evaluaciones a los postulantes, apenas reportaron 70 candidatos. Cuando en cada campaña, los aspirantes oscilaban entre los 130 a 150. Tudela confiesa que la fecha del arribo de la misión pudo confundir a los interesados. Siempre llegan en agosto, pero esta vez previa coordinación con funcionarios del hospital, llegaron en junio.

“Parece que no hubo la difusión adecuada. Estamos pensando recurrir a otras maneras de comunicar nuestro arribo para las posteriores misiones. Tal vez al próximo año recurramos a empresas telecomunicaciones para que envíen mensajes de texto dando informe de la campaña a cada persona”, dijo.

A ese problema se sumó que casi el 50% de quienes estaban interesados en operarse, la mayoría bebés, no cumplían los requisitos clínicos exigidos para las operaciones. En primer lugar, eran menores de tres meses, edad mínima exigida por los especialistas, además no tenían peso necesario o no se encontraban en estado físico óptimo, gran parte tenía hemoglobina baja y en los casos más lamentables, iniciaban etapas de infecciones respiratorias agudas, lo que hacía imposible que sean operados.

“Un niño pequeñito se resfrío horas antes de ser operado y tuvimos que suspender su intervención. Le pedimos a la mamá que nos busque en nuestra siguiente misión que es en Cusco en julio”, comentó. El cupo de este bebé fue cubierto por otro, que llegó al hospital el viernes en busca de ayuda, para su suerte, pudo ser intervenido. Cabe señalar, que el jueves se realizaron 12 operaciones, el viernes 16 y el sábado 11.

NO HUBO CONDICIONES
Tudela además explicó que el equipo sufrió percances por ciertas limitaciones del nosocomio. Por ejemplo, esta vez solo les habilitaron 15 camas en el área de pediatría, un número insuficiente que impidió el internamiento previo de los niños a operar. El hospital adujo que, por ser junio y estar en plena época de frío, las instalaciones se encontraban saturadas por el incremento de infecciones respiratorias.

Por ello, a diferencia de otros años, los padres de los niños tuvieron que llevar a los pequeños seleccionados el mismo día de la operación, lo que generó complicaciones.

“Para ser operado, un niño o adulto no debe haber comido como mínimo seis horas, esta vez al no ser internados un día antes, muchos llegaron habiendo comido, tuvimos reordenar varias operaciones. Eso no habría pasado si nos hubieran facilitado más camas para internar a los niños”, comentó. ¿No les dieron las facilidades para las operaciones? Se le preguntó. “No fue lo ideal”, dijo de manera cauta Tudela.

Este año Operación Sonrisa tampoco pudo operar a adultos, el paciente de mayor edad tenía 12 años. La misión médica tuvo que limitar las intervenciones para adultos debido a que las camas brindadas por el hospital solo eran para el área de Pediatría.

Sin embargo, no todo fue malo, entre los 39 niños favorecidos, se hallaban dos gemelas que llegaron de Lima para curar su malformación. Otro paciente viajó desde Cañete y algunos arribaron desde Puno. Las 39 historias tuvieron finales felices. No obstante, Tudela recuerda que, según su gravedad, cada niño debe ser intervenido hasta 6 veces. Pide a los favorecidos volver al próximo año.

Cabe señalar que desde el 2006 a la fecha, Operación Sonrisa, le ha devuelto la alegría a 540 personas en Arequipa.

DATO
Tudela anunció que la próxima campaña de “Operación Sonrisa” se desarrollará el 31 de julio en la ciudad de Cusco. Quienes por complicaciones no llegaron a Arequipa, pueden ir a la Ciudad Imperial.

Compartir

Leer comentarios