Deportes

Paradeportistas entrenan en épocas de COVID-19

19 de mayo de 2020
Noemí Vásquez regresó a Arequipa para acatar la cuarentena junto a su familia.

El estado de emergencia decretado por el COVID-19 ha cambiado el estilo de vida de toda la sociedad como la de los paradeportistas que han tenido que adaptar su día a día y realizar sus actividades ya sea de estudio o entrenamiento. Ellos viven en la incertidumbre de no saber cuándo volverán a aquella normalidad que ahora muchos extrañan.

Por: Gustavo Callapiña 

Horas antes del 15 de marzo, el día que cambió la normalidad de los peruanos, Noemí Vásquez, paraatleta peruana decidió salir de la Villa Deportiva Nacional en Lima para retornar hasta la Ciudad Blanca. En los pasillos de la Videna los encargados del cuidado de los deportistas de alto rendimiento, decidieron aislarlos por una razón: Algunos deportistas de los más de cien que están alojados en ese lugar, regresaron de Europa y se temía que tuvieran en su cuerpo el COVID-19.

La campeona de la medalla de bronce en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019 pensó rápidamente lo que se venía: un aislamiento total y por un tiempo nada definido. Pensó rápido y avisó a su equipo técnico: “Si tengo que estar aislada mejor lo hago con mi familia” les dijo.

Hoy a más de 50 días del estado de emergencia, Vásquez no ha dejado de entrenar. Un deportista siempre tiene que hacerlo. Es su profesión, su estilo de vida, lo que les gusta hacer. En su casa ubicada en el pueblo joven de Miguel Grau, en el distrito de Paucarpata, ha convertido su cuarto y el techo en su lugar de entrenamiento y a su hijo Rony en su entrenador particular.

Mientras algunos usan las redes sociales para publicar el aumento de los casos de coronavirus, compartir información relacionada a la pandemia y demás, ella prefiere usar su perfil de Facebook para compartir su rutina diaria. No salir de casa le permitió fortalecer su físico.

“Para mí cuando estaba en Arequipa lo habitual era ir a un gimnasio particular, ahora he tenido que acondicionar una barreta y ladrillos que tengo en mi casa para entrenar por las mañanas y las tardes de acuerdo al plan de entrenamiento que envían desde Lima. Todo ello es supervisado y tengo que mandar los videos que son grabados por mi hijo”, cuenta por teléfono.

La mente ocupada ayuda a superar estos momentos. Luego del entrenamiento diario que realiza entre las 10 y 12 horas, y de 4 a 5 de la tarde, Vásquez Molina, por estos días, participa activamente en su perfil de Facebook. Ella, cristiana y creyente en Dios, tiene la esperanza que con su ayuda este momento pueda pasar y no seguir dejando más dolor en las familias. Sus publicaciones van desde frases motivacionales, hasta videos de misas y oraciones que llevan un mensaje de fe, esa que le permite agradecer que cuenta con un apoyo económico de parte del estado.

“En mi familia no tenemos ingresos de parte de mi mamá, mi hermano ni mi hijo. Económicamente ahora estamos viviendo del Programa de Apoyo al Deportista que me da un sueldo y en contraparte me piden una exigencia al 100 % en el entrenamiento. Dios en su misericordia nos ha permitido ello”, comenta la atleta que el año pasado ganó una presea en la disciplina del parapowerlifting (deporte de levantamiento de pesas practicado por personas con discapacidad física).

Freed Villalobos ganó medalla de bronce. Está entrenando en Lima.

CAMBIO DE RUTINA

Otro arequipeño, deportista que vive esta situación, es Freed Villalobos, ganador de la medalla de bronce en la disciplina de judo adaptado en los juegos de Lima 2019. Al igual que su compañera forma parte de los deportistas seleccionados para practicar en la Videna. La ceguera que tiene debido a una catarata congénita que padece no le impidió lograr sus metas que aún hoy sigue cumpliendo.

La cuarentena y el aislamiento social han traído cambios consigo en las prácticas habituales en todos los deportes, sobre todo en aquellos de contacto físico como el que practica Villalobos. Antes de la emergencia realizaban su entrenamiento de calentamiento y gimnasia, ahora eso ha cambiado. Las medidas de seguridad implantadas por el Instituto Peruano del Deporte (IPD) no permiten el uso de las máquinas para realizar gimnasia, por lo que el trabajo gimnástico se ha reducido a realizar planchas, sentadillas y polichinelas.

El judo es un arte marcial y un deporte de combate de origen japonés. Su práctica requiere de dos personas, sin embargo, ahora no se puede realizar, por lo que las personas que lo practican deben de adaptarse y utilizar ligas y otros implementos y simular un enfrentamiento con otra persona, cuando en realidad lo realizan solo.

Entrenando en casa durante la cuarentena.

“Los paradeportistas o deportistas con alguna discapacidad nos hemos visto afectados con esta disposición, pero pese a ello no hemos dejado de lado nuestro acondicionamiento físico, tanto es así que muchos de nosotros estamos realizando el entrenamiento en un espacio cerrado realizando abdominales. Algunos de nosotros nos estresamos otros estamos ansiosos, y pese a que el nivel de entrenamiento que teníamos ha bajado los sueños y la esperanza de salir adelante siguen intactos”, responde desde Lima.

El también abogado de la Universidad Católica San Pablo, es uno de los pocos deportistas que no lograron regresar a Arequipa. De los cerca de 140 deportistas de diferentes regiones del país que vivían en Lima, ahora solo queda una tercera parte. Los demás retornaron.

En los ratos libres, Freed coge su teléfono y llama a sus padres. De ambos lados de la línea existe preocupación. Se preguntan cómo están, se piden cuidarse, mantener la distancia social y tener fortaleza para superar este momento.

Otra de las actividades que el medallista suele realizar en estos días es escuchar novelas y libros desde su celular.  “En mis ratos libres uso mi celular para entrar a internet y escuchar música, me gustan los audiolibros y trato de estar al tanto de lo que ocurre en Arequipa. En las últimas semanas he estado leyendo Cien años de soledad, Conversación en la Catedral, y un libro titulado, Contigo me Muero”.

El aislamiento social obligatorio culmina la próxima semana, y se prevé que algunas actividades reinicien su funcionamiento tomando las medidas de seguridad para sus trabajadores. Lo importante para el gobierno es reactivar la economía que se ha visto afectada por la suspensión de algunos trabajos no esenciales. Desde el IPD vienen organizando un plan que les permita reactivar sus actividades a los deportistas. Aún no se tiene claro qué cambios tendrá, sin embargo, falta un comunicado oficial.  Entre tanto Noemí Vásquez y Freed Villalobos seguirán entrenando con la consigna de no perder el nivel al que han llegado.

Messi entrenó con mascarillas. Así cambió la rutina en los deportistas.

Compartir

Leer comentarios