Internacional

Partido de Evo Morales rechaza presencia de la OEA en elecciones 

9 de julio de 2020
Elecciones en Bolivia

Los comicios desembocaron en una de las crisis políticas y sociales más graves de la historia reciente de Bolivia.

El Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales expresó este jueves su rechazo a una posible presencia de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las elecciones en Bolivia, al considerar a este organismo «parte y cómplice del golpe a la democracia» en los comicios de octubre de 2019, luego anulados.

«Rechaza la presencia de estas personas en Bolivia debido a que la OEA basó su informe en los datos no oficiales ni formales del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares de las anuladas elecciones de octubre», señaló el MAS en un comunicado.

Ese informe concluyó que en esos comicios hubo «graves irregularidades» y una «manipulación dolosa» en los resultados. El partido de Morales, que había sido declarado vencedor en esas elecciones, considera que la OEA realizó «un trabajo parcializado y subjetivo que dio lugar a la duda y violencia».

Los comicios desembocaron en una de las crisis políticas y sociales más graves de la historia reciente del país, con episodios violentos con al menos 36 muertos y más de 800 heridos según la Defensoría del Pueblo de Bolivia, algunos de ellos calificados de «masacres» por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la muerte de civiles por disparos en operativos militares y policiales.

El MAS atribuyó esa violencia a “sectores racistas que se aglutinaron en grupos paramilitares, supuestos cívicos y políticos, de ideología conservadora y neoliberal”. Evo Morales, que dirige desde Argentina la campaña electoral del MAS, ha denunciado que fue obligado a dejar el poder por un supuesto golpe de Estado de fuerzas que no toleraban un dirigente indígena como él.

La OEA «se extralimitó y no respetó los códigos de ética de un organismo internacional, por haber emitido criterios anticipados con tinte político, lo que puso en evidencia que no es imparcial», según la nota. El MAS denunció una «injusta persecución extrajudicial por parte del gobierno golpista”, como califica al Ejecutivo transitorio de Jeanine Áñez, al que acusa de una supuesta injerencia en la Justicia para perseguir a miembros del partido. 

Compartir

Leer comentarios