Arequipa

Paz- Soldán: “El modelo neoliberal no ha hecho más que agrandar la brecha social”

17 de noviembre de 2019

Edmundo Paz-Soldán Ávila escritor boliviano, considerado uno de los autores más representativos de la década de 1990 de la generación McOndo cuenta su experiencia con la Literatura y la cercanía y casi familiar vinculación con la Ciudad Blanca.

Por: Roy Cobarrubia V.

-Edmundo, tengo entendido que tu padre estudió aquí, prácticamente estás regresando a tu casa.
Bueno sí, no solamente eso, sino que la familia de los Paz- Soldán se asentó en Arequipa a fines del siglo 18 y después a inicios del siglo 19 uno de los Paz – Soldán fue a Bolivia y a partir de allí se quedó en Cochabamba e inició la rama de los Paz – Soldán en Bolivia. Entonces el origen de mi familia tiene muchos vínculos con Arequipa, provenimos de acá. No sé, la hermana de mi papá estuvo casada con arequipeño, y sus hijos nacieron en Arequipa, y son arequipeños.

-¿Tienes un vínculo fuerte con la ciudad?
Sí, pero curiosamente es la primera vez que llegó a Arequipa.

-¿Y qué te pareció la ciudad?
Me impresiona lo bien cuidada que está, la preservación de la arquitectura colonial es lo que más me ha llamado la atención, sobre todo el casco histórico.

-Indagué que tu abuelo fue cónsul en Arequipa, ¿es así?
Sí, él fue cónsul en los años 50.

-¿Tu padre en donde estudió?
Mi padre estudió en La Salle, ¿hay un colegio que se llamé así? Entonces sí, fue allí. Hace poco, digo hace poco, pero quizás sean ya 10 años. Mi padre vino aquí para celebrar las bodas de oro de su promoción, pero probablemente sea más de 10 años.

-¿Qué autor arequipeño has leído?
A Vargas Llosa y en el colegio leí los yaravíes de Melgar, pero al que más conozco es Vargas Llosa.

-¿Qué relación guardas con él?
En mis inicios fue un escritor fundamental. Sobre todo por el tipo de novela que él hacía, de corte realista, social, pero con mucha experimentación formal. Creo que novelas como La ciudad y los perros, yo sentía que los escritores del “Boom”, la sociedad que Vargas Llosa describía era más parecida a la que yo conocía en Bolivia, no solamente a través de la descripción de personajes o formas de comportarse, sino también a partir del lenguaje porque había palabras en el español de Vargas Llosa que eran muy bolivianas. Como por ejemplo “chompa” y para mí inmediatamente me decía muchas cosas.

-Pero tú perteneces a otro momento, a otra generación.
Nosotros aparecimos a finales de los 90, a una generación de fines del siglo pasado y digamos que a nosotros nos interesaba mucho trabajar, y porque sentimos mucho el impacto de los medios, las nuevas tecnologías. Y creo que con los medios, quizás es que hubo escritores que fueron más influyentes para nuestra generación. Para mí específicamente Borges y Vargas Llosa fueron los más influyentes, pero para otros escritores de mi generación como Juan Manuel Puig, trabajaba mucho el tema de los medios, fue también un escritor fundamental.

-¿Cómo fue ese salto a la tecnología?
Creo que fue un salto muy brusco, de hecho agarró a muchos desprevenidos, digamos que por un lado muchos tuvimos una visión acrítica de las nuevas tecnologías y se la ha adaptado sin mucha reflexión y por otro lado ha habido una visión apocalíptica de que con las nuevas tecnologías se acaba la literatura, se acababan los libros, y que todo el mundo iba a dejar de comprar los libros en papel y que todo iba a ser digital, y no ha ocurrido eso, la pregunta es esa. Yo creo que la novela es un medio crítico que debe intentar comprender que está pasando en este momento actual y ver cómo afecta la tecnología a las nuevas sociedades, al individuo y tratar de trabajar esto.

-¿Y es algo que has intentado reflejar o representar en tu trabajo?
En algunas novelas y recientemente es un tema que me interesa y que me preocupa cada vez más, de hecho tengo un nuevo libro de cuentos que se llama “La vía del futuro”, que justamente intenta indagar en este impacto de las nuevas tecnologías de la vida cotidiana.

-¿Cómo observa un escritor la situación que vive Latinoamérica con problemas sociales en Chile, Ecuador y Bolivia?
Es un momento de gran convulsión social en el que todavía hay que despejar el panorama para ver cuáles son los puntos de contacto en estas varias revueltas sociales que en muchos casos tiene que ver con un modelo neoliberal que en los últimos años no ha hecho más que agrandar la brecha social. Eso se puede ver muy claramente en Chile, por ejemplo, que buena parte de su descontento se canaliza a partir de protestas en contra de este modelo. Chile se convierte en un tema muy simbólico porque durante muchos años, en estas últimas épocas era un modelo, el modelo de la sociedad a seguir el país que progresaba a un ritmo imparable, el país al que había que imitar, eso produce que justamente escritores como Vargas Llosa y otros escritores liberales no sean capaces de entender cómo un país supuestamente tan modélico ocurra un estallido social de estas proporciones. Allí hay un punto negro que no se está viendo, que la aplicación irrestricta de modelos neoliberales ha conducido a este estallido.

-¿Este modelo terminó por no funcionar?
Funcionó demasiado bien para unos cuántos, eso generó la desigualdad social. Entonces el asunto y lo que tenemos que darnos cuenta y preguntarse si el crecimiento es solo para unos cuántos o genera mayores brechas sociales. Entonces los medidores son a veces engañosos, Chile ha crecido mucho en los últimos años pero se ha generado dos tipos de sociedades, y eso no se vio, no se estudió a tiempo.

-¿Y Bolivia?
En el caso de Bolivia fue distinto porque allí fue una revuelta contra un símbolo de la izquierda del continente que era parte de esta revolución bolivariana en su momento y allí hay cosas puntuales porque a diferencia de la crisis venezolana, el modelo mixto que impulsó Morales, capitalista y populista, es curioso que no se trate de una cuestión económica, sino de un gobernante que estuvo 15 años en el poder, que quiso cambiar la Constitución para reelegirse, que perdió un referéndum, y sin embargo desconoció el referéndum. Una pregunta que hay que hacerle a la izquierda porque habla de pueblo cuando le conviene. Hay una frase, “el pueblo es el grupo de personas que un líder dicen que son”, para colocar al pueblo en un modo instrumental, pero el pueblo no solo incluye, excluye, y excluye.
Morales dijo que con el golpe de Estado se ponía la democracia en riesgo.
La democracia la puso él en riesgo al desconocer el referéndum hace tres años, y la pregunta es porque aquella vez nadie reclamó, pues creo que porque en ese momento no había líderes en la oposición.

Dato
Escritor boliviano estudió Relaciones Internacionales en Argentina, licenciándose en Ciencias Políticas en la Universidad de Alabama en Huntsville, y doctorándose en 1997 en Lengua y Literatura Hispana en la Universidad de California en Berkeley. Entre sus obras se encuentran: Amores imperfectos, El delirio de Turing, Palacio quemado, Los vivos y los muertos o Iris.

Compartir

Leer comentarios