Policiales

Peritaje concluye no sirven 35 mil mascarillas compradas por PNP

24 de mayo de 2020

Las mascarillas, de costo muy elevado, representaban un peligro para los efectivos policiales.

Las 35 mil mascarillas con válvula tipo N95 que compró el director de la Aviación Policial, general PNP Alfredo Vildoso Rojas, no cuentan con las especificaciones técnicas necesarias para la protección del personal policial, según un informe del Área Física Forense de la Oficina de Peritajes del Ministerio Público.

El peritaje es una confirmación de una investigación de La República sobre la deficiente adquisición policial publicada el 28 de enero. Sin embargo, dos días después, el general Vildoso le compró a la misma empresa Ka’linson Perú el mismo producto que pone en riesgo la vida de los policías.

En efecto, el 11 y 30 de abril últimos, el general Vildoso suscribió contratos con la proveedora Ka’Linson Perú por el suministro de implementos de bioseguridad y útiles de aseo, limpieza y tocador, por más de 2.3 millones de soles.

En las dos ocasiones se incluyó la mascarilla o respirador con válvula, cuyo diseño supuestamente correspondía a la norma internacional conocida como NIOSH 95 (Instituto Nacional para la Seguridad Ocupacional, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, como lo reveló este diario, lo que distribuyó el general Vildoso fueron mascarillas marca Life-2095-1 con el etiquetado Classified N95, desprovista de la certificación NIOSH 95.

El diario preguntó al general Alfredo Vildoso por la diferencia entre la mascarilla que se requería y la que se terminó comprando, a lo que contestó que se eligió el producto de la empresa Ka’Linson Perú porque era la más barata del mercado. Es decir, sabía que no se trataba del producto exigido por las normas técnicas.

El fiscal provincial especializado en delitos de corrupción de funcionarios del Callao, Francisco Alarcón Solís, encargado de la investigación de las compras sospechosas en la Dirección de Aviación Policial, requirió a la Oficina de Peritajes si las mascarillas compradas por el general Vildoso concordaban con el requerimiento técnico.

En su informe final, los peritos Ruth Atalaya Chávez y Yosselyn Ccasani Guillén concluyeron que las mascarillas o respiradores adquiridos a la compañía Ka’Linson, además de no cumplir con las exigencias del usuario, representaban un peligro para la integridad de los agentes policiales.

Compartir

Leer comentarios