Especiales

Perú: bono demográfico favorecerá crecimiento del PBI en próximos 12 años

1 de junio de 2019
Bono demográfico destaca la cantidad de personas que pueden trabajar en un país.

El gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE), Diego Macera, sostuvo que el bono demográfico con que cuenta el Perú continuará favoreciendo el crecimiento económico del país en los próximos 12 años.

“Tenemos un bono demográfico, es decir, una buena cantidad de personas en edad de trabajar, frente a la cantidad de personas que son viejas o muy jóvenes para trabajar”, explicó Macera.

“Esta estructura poblacional es uno de los bonos más importantes que tiene el Perú, y explica buena parte del crecimiento del PBI todos los años. Probablemente esto seguirá siendo favorable en los siguientes 10 a 12 años, acompañando el proceso de crecimiento, y en paralelo, el incremento de demanda y ventas”, agregó.

Según un estudio del Ipsos Perú, la estructura de la población peruana se divide en las siguientes generaciones:

– Gen Silencio (nacidos entre 1925 y 1944), con 72 años a más, que representan el 3% de la población.
– Baby Boomers (1945 – 1959), de 57 a 71 años, es el 9% de la población.
– Gen X (1960 – 1980), de 36 a 56 años, es el 24% de la población.
– Gen Y (1981 – 1995), de 21 a 35 años, representa el 25% de la población.
– Gen Z (1996 – 2010), de 6 a 20 años, es el 28% de la población.
– Gen Alfa (2011 en adelante), de 0 a 5 años, es el 11% de la población.

En la antesala al 18° Congreso Anual de Marketing (CAMP) 2019, que se realizará los días 13 y 14 de junio próximos, Diego Macera indicó que actualmente las generaciones X e Y representan casi el 50% de la población en el Perú.

“La generación X es la que concentra la mayor parte del ingreso. Además, la gran mayoría (84%) de adultos peruanos entre los 36 a 59 años (generación X y parte de Baby Boomers) se encuentra trabajando y su principal rubro de gasto es el de alimentos”, afirmó.

ECONOMÍA EN PRÓXIMOS TRIMESTRES
El ex ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, sostuvo que el desempeño de la economía en los próximos trimestres será mejor al registrado en el verano del 2019 (2.3% de crecimiento).
“Los siguientes tres trimestres van a ser bastante mejores que el primer trimestre por un impulso de la inversión privada y en menor fuerza de la inversión pública. El escenario externo considero que será neutro”, manifestó a Andina.

PESE A CORRUPCION
Macera, consideró que la confrontación política entre el Gobierno y el Congreso de la República, ante el pedido de confianza por parte del Ejecutivo, abre un panorama de incertidumbre.

“Consideramos que se abre una situación de incertidumbre, incluso innecesaria, para el país en general, y para la economía en particular”, manifestó.

Diego Macera indicó que la proyección del IPE sobre el crecimiento del PBI nacional es de 3.9% para este año, un poco más conservadora que la prevista por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de 4.1%.

“Tenemos una proyección un poco más conservadora de 3.9% (reportada en marzo pasado) y la siguiente la haremos en junio, y pensamos con sesgo a la baja, en función a lo que vaya a pasar”, agregó.

El economista sostuvo que esta disfuncionalidad política, y en concreto lo de Lava Jato, ha traído un impacto en el avance de proyectos que están hoy ejecutados o que se tenían que haber adjudicado hace rato.

“Por ejemplo, el tiempo que se ha tomado la adjudicación de las obras de las plantas de tratamiento del Lago Titicaca es inaceptable, así como lo que se tiene hoy en la Línea 2”, indicó.

“Si hay una sensación en el sector privado y público de una paralización creciente para tomar decisiones que pueden afectar la inversión en general, y que parte de este temor del funcionario público, justificado o injustificado, a tomar la decisión que le corresponde, porque piensa que le puede caer Contraloría”, añadió.

Diego Macera explicó que para protegerse el funcionario público pide informes a los ministerios, las agencias y los organismos, con el fin de protegerse ante una eventual fiscalización, pero incluso a veces teniendo esos informes no toma la decisión.

“Es un tema super recurrente en obras muy grandes o chicas y que se siente como un problema general que se exacerba desde el escándalo de Odebrecht”, manifestó.


PRIMER TRIMESTRE
Explicó que el primer trimestre registró una tasa menor a la esperada debido a un mal comportamiento de los sectores tanto primarios como secundarios, sosteniéndose la expansión en el sector servicios.
“En general los sectores primarios, principalmente pesca, se han desempeñado por debajo de lo esperado. A ello se suma una ejecución la inversión pública negativa en los dos primeros meses del año”, indicó.
En ese sentido, estimó que estos factores domésticos se atenuarán en los próximos trimestres, aunque consideró es poco probable que la economía peruana alcance la expansión proyectada por el Banco Central de Reserva (4.0%) y por el Ministerio de Economía y Finanzas (4.2%)
“Estas proyecciones están dentro de un rango posible pero no probable, más aún cuando ya tiene un trimestre en donde se creció menos de 2.5%”. Yo considero que vamos a crecer en un rango de 3.5% y 3.7% y esperemos un poco más», refirió.
Señaló que sí es probable que en los meses siguientes, e incluso algún trimestre, se alcancen tasas de 4% e incluso mayores, “aunque todo dependerá de la inversión privada principalmente y la inversión pública”.

INVERSIÓN PÚBLICA
Asimismo, el exministro destacó el comportamiento de la inversión pública en abril y proyectó que cerraría en el terreno positivo, aunque a tasas bajas.
“Siendo un poco optimista yo esperaría que la inversión pública crezca este año, aunque a una tasa muy moderada. No será este año un motor de aceleración importante por lo que el crecimiento tiene que venir por el sector privado”, apuntó.
En esa línea, dijo que todo dependerá de la capacidad de ejecución de los gobiernos subnacionales. “El comportamiento de la inversión pública dependerá de mejoras de la eficiencia de los gobiernos subnacionales en un año que hay nuevas autoridades”, comentó.
A esta situación, dijo, se suma el hecho que crecimiento del presupuesto público para este año es moderado a comparación del 2018. “El presupuesto público fue muy expansivo el año 2018 sobre todo en infraestructura, pero también en gasto corriente. Y a esto hay que sumar que el efecto base del año pasado fue bajo pues el 2017 el PBI solo creció 2.5%», remarcó.

Compartir

Leer comentarios