Política

El hombre de las corbatas michi, probable candidato al provincial

12 de mayo de 2018

Siempre lleva una impecable camisa y una corbata michi. Es probablemente el único que en pleno siglo XXI utiliza este tipo de prenda para acompañar su vestimenta y es difícil que repita el mismo color. Ayar Ilich Peralta Vizcarra puede ser un probable candidato a la Municipalidad Provincial de Arequipa, postulación que están solicitando algunos integrantes del Partido Aprista Peruano.

Por Roxana Ortiz A.
Fotos: Miguel Zavala D.

“Yo nunca he robado un sol, no tenía la necesidad y mis principios nunca me lo habría permitido”, probablemente esa honestidad que se ha perdido entre la mayoría de políticos es uno de los principios por los cuales algunos militantes del Apra, buscan que ingrese a la vida política activa.

Cuando dejó el cargo de Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de San Agustín, al cumplirse su periodo por el que fue elegido; ingreso al auditorio donde estaban sus colegas, estudiantes y autoridades universitarios, con los bolsillos del pantalón afuera. “Con los bolsillos vacíos ingresé, con los bolsillos vacíos me voy”, dijo siendo aplaudido por todos los presentes.

Una acción similar hizo luego que dejará de ejercer el cargo de jefe del Departamento de Nefro-Urología de EsSalud. “No me llevo ni un papel, ni un palito de fósforos, y me voy como vine”, dijo y salió del hospital para tomar su ómnibus e irse a su casa.

Al consultarle sobre la intención de algunos apristas, de postularlo a la alcaldía de Arequipa dijo: “Mi vocación siempre ha sido la parte académica, pero si quieren que postule a algún cargo, por mi partido no me hago ningún problema. Soy aprista y siempre he sido leal a mi partido”, dijo.

Una cosa es el Apra, otra cosa es el partido aprista y otra los apristas. Si se han cometido errores por parte de algunos integrantes, no se puede generalizar a todos. Las personas cometemos errores y no por eso nos van a juzgan en grupo. Como en todo, hay buenos y malos, dijo.

Considera que más que cualquier obra de infraestructura para la ciudad, lo vital para lograr su desarrollo, es la educación. “Yo he viajado varias veces a Europa y a otros países del mundo y ahí las cosas son muy ordenadas, las personas son respetuosas con su ciudad. Nadie arroja basura en las calles, por qué no podemos hacer lo mismo en Arequipa, es cuestión de comenzar a reeducar y se hace con el ejemplo”, añadió el médico.

Don Ayar Peralta tiene 89 años y es uno de los más destacados urólogos de la ciudad, formador de otros grandes profesionales. Se ha dedicado a la docencia por más de 60 años, por lo menos unos 40 en la Unsa. Actualmente es profesor invitado.

Obtuvo su maestría a los 69 años, a los 72 inició su doctorado y a los 75 años fue nombrado como Decano de Medicina. Su buen estado de salud cree, lo debe a un constante ejercicio, especialmente a caminar mucho y a nadar.

Nunca en su vida fumó un cigarro y tampoco probó una gota de alcohol, ni siquiera de chicha de guiñapo, dice riendo. En varias oportunidades subió al Misti, al Chachani, al Pichu Pichu. Hay algo que si consume y su esposa cree en exceso, son las frutas, no menos de seis en el desayuno. “Si están buenas no me van a hacer daño. Difícilmente voy a un restaurante, a no ser que sea muy bueno”, dice.

“Mi tesis de maestría fue acerca de las caminatas y lo bien que hacen al cuerpo y a la salud. Yo me he recorrido casi toda la ciudad caminando. Es el mejor ejercicio que pueden hacer las personas y es el más barato, ya que no se necesita mayor implemento que las ganas de hacerlo”, recomienda.

Ha sido y es uno de los urólogos más destacados de la ciudad y como tal descubrió que padecía de un tumor al primer síntoma. “Estaba en la playa un domingo y tenía ganas de orinar, cuando fui al baño no podía. Ya sabía que tenía problema”, añadió.

Al día siguiente fue al médico, uno de sus mejores alumnos. Se echó en la camilla y le dijo: “Opérame, estoy mal”. Igual le tuvieron que hacer algunos análisis previos para poderlo intervenir quirúrgicamente. Todos los hombres después de haber cumplido 40 años, deben necesariamente hacerse un examen, por si se encuentra algún problema, solucionarlo de inmediato. Es un examen muy sencillo, se puede hacer hasta en un minuto”, añadió.

LAS CORBATAS MICHI
A todo evento al cual ha asistido siempre ha acudido con una corbata michi, artículo de vestir que fue utilizado por un buen tiempo en las clases altas de Francia y que también se utilizó en el país cuando estuvo de moda, especialmente para asistir a reuniones de primera clase, a donde se tenía que asistir con esmoquin.

“Siempre me han gustado. Además, de una corbata grande que se utiliza normalmente, me salen tres de las mías”, dice sonriendo.

Lo cierto es que, esas corbatitas “michi” que utiliza, se las hace su costurera de confianza, con los retazos de tela que le quedan de haber confeccionado trajes de sus otros clientes. “Como son chiquitas, de cualquier pedacito de tela me sale una y así tengo de todos los colores”, cuenta.

Hay dos colores que no pueden faltar en la colección. El color granate de la Unsa y las negras, para cuando tiene que ir a ceremonias especiales. Las guarda en las cajas de sus camisas, listas para elegir el color que desea ponerse ese día.

A lo largo de su vida ha escrito varios libros, como la Historia del Hospital del Empleado de Arequipa; otro sobre las campañas médicas que se hizo en pueblos alejados, igualmente sobre las huelgas médicas. Hizo toda una compilación de los seminarios de Urología de los últimos 25 años, en 77 tomos que luego donó a la Universidad para que puedan ser consultados por todos los estudiantes de medicina.

El último libro, es un resumen de esos 77 tomos, pero solo de los dibujos que sus estudiantes habían realizado en los últimos 25 años, como parte de sus presentaciones. Las seleccionó y las ha colocado en un manual, como para que aquellos estudiantes a quienes les gusta ver dibujitos, más que letras, puedan servirle de guía.

Aún no está decidida su participación en la política y no se sabe cómo le irá si es que se anima a ingresar a un mundo donde no muchas cosas se hacen con transparencia. En todo caso, dicen que muy pocos hombres buenos triunfan en medio de tantas cosas malas.

Compartir

Leer comentarios