Internacional

Gobierno peruano condena asesinato de ecuatorianos

El Perú condenó el asesinato de los tres ciudadanos ecuatorianos secuestrados el 26 de marzo pasado por un grupo terrorista en la provincia de Esmeraldas, Ecuador, informó la Cancillería peruana, en un comunicado.

14 de abril de 2018

El Perú condenó el asesinato de los tres ciudadanos ecuatorianos secuestrados el 26 de marzo pasado por un grupo terrorista en la provincia de Esmeraldas, Ecuador, informó la Cancillería peruana, en un comunicado.

El presidente Martín Vizcarra  expresó a su homólogo ecuatoriano Lenín Moreno su más sentido pésame en nombre suyo y del pueblo y gobierno peruanos, así como su total solidaridad con el pueblo del Ecuador.

Asimismo, el gobierno peruano expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas y ofreció su decidido apoyo al gobierno y pueblo del Ecuador ante estas difíciles circunstancias.

El gobierno del Perú reitera su firme rechazo a todo acto terrorista puesto que atenta contra los derechos humanos fundamentales y socava la paz y convivencia pacífica.

SOLIDARIDAD

El Consejo de la Prensa Peruana expresó su lamento y repudio por el asesinato de los tres periodistas ecuatorianos secuestrados por disidentes de las FARC.

Mediante un comunicado, expresó sus condolencias a los familiares de Javier Ortega, Paul Rivas y Efraín Segarra, equipo periodístico cuya muerte fue confirmada por el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno.

El Consejo de la Prensa recordó que los familiares de los periodistas se encontraban en Lima para sumar esfuerzos en la búsqueda y rescate de los hombres de prensa; sin embargo tuvieron que retornar ante las noticias que daban cuenta de imágenes que confirmaban las muertes.

De igual forma, ofreció su solidaridad al diario El Comercio de Ecuador y a toda la sociedad ecuatoriana, pues "con este acontecimiento pierde la democracia y el pluralismo, la búsqueda de la verdad y la paz".

Asimismo, señaló que solo una investigación y sanción rigurosa a los responsables impedirá que regrese la autocensura, el miedo y la violencia.

Compartir

Leer comentarios