Coronavirus

Presidente de Agar: «Dependemos de los fondos que tenemos cada uno para afrontar la crisis»

14 de abril de 2020
1 Javier Chávez de Agar avizora un mal año para el sector gastronómico.

Más de 30 mil puestos de trabajo en riesgo debido a la pandemia del coronavirus en la región.

Javier Chávez, presidente de la Asociación Gastronómica de Arequipa (AGAR) habla de la crisis que atraviesa el sector gastronómico de Arequipa, propuestas, pérdidas económicas y la cancelación de eventos como FestiSabores.

El empresario habla sobre el futuro de las empresas de comida y la necesidad de que el Gobierno Central pueda inyectar dinero para que más de 30 mil personas no pierdan su trabajo.

-Arequipa fue declarada este año como Ciudad Creativa y precisamente por la gastronomía, ¿cuánto esperaba este sector económicamente este año y en cuánto creen que se vea mellado ese monto por la COVID-19?
Esta problemática debe analizarse desde dos sectores que están entrelazados que son turismo y gastronomía. El mismo constituye uno de los pilares de nuestra economía y se ubica como tercera fuente de ingreso a nuestro país. El sector va perdiendo 400 millones de dólares a nivel nacional a la fecha y en Arequipa un aproximado de 22 millones de dólares mensuales. Es sin duda un panorama desalentador teniendo en cuenta los reconocimientos obtenidos por nuestra gastronomía y que nos continuaba poniendo en el ojo del mundo.

Durante el estado de emergencia, ¿cuántos empresarios dedicados a la gastronomía vieron afectados sus ingresos en Arequipa?
Empresarios gastronómicos todos. Ya las primeras semanas de marzo estuvimos operando al 60% de nuestra capacidad ya que empezaban las cuarentenas en distintas partes del mundo y los turistas empezaba a cancelar sus viajes y a tratar de volver a sus países de origen.

La cuarentena dejó, además, pérdidas incalculables. El cierre y cese inmediato de nuestras operaciones, aparte de no contar con los ingresos por ventas. Todo eso nos ha traído como consecuencia, la pérdida de insumos perecibles y también de otros insumos cuyo vencimiento se estaría dando durante el tiempo de aislamiento obligatorio ampliado.

La falta de ingresos, sumado al hecho de tener que cumplir con las obligaciones laborales y financieras y de la pérdida económica equivalente a la baja y/o donación de sus insumos de rápido vencimiento, hacen aún más grave la situación de este sector, no solo en esta etapa de aislamiento, sino durante el largo camino a recorrer para la reactivación económica.

-¿Hay peligro de que los negocios dedicados a la venta de comida, productos alimenticios, de la región y servicios cierren?
He tenido la oportunidad de hablar con nuestros socios y creo que a todos nos acecha el temor de la supervivencia de nuestros negocios. Ahora dependemos de los fondos que tengamos cada uno particularmente para afrontar esta crisis y del apoyo gubernamental.

Un restaurante es un negocio dinámico que requiere constante inversión y reinvención. Por lo que empresas de nuestro sector durante la temporada baja (enero, febrero) realizan mejoras, la cual se ve recuperada en la ahora inexistente temporada alta donde aumentaban sus ingresos y que lamentablemente se han visto afectados a un 100%. Por lo que para empresarios y nuevos emprendedores del sector enfrentar esta lucha afectará totalmente sus planes de reapertura siendo estos últimos los más afectados.

Lo primero que escuchamos es que tenemos que reinventarnos, repensar nuestros restaurantes. No va ser fácil, eso está claro, pero somos peruanos y esa es una de nuestras características. Toda crisis ha demostrado el ingenio de las personas y ha dado cabida a grandes transformaciones. Sin duda el caso específico de cómo vemos un restaurante va a cambiar.

Qué plantean al presidente de la República como solución a su situación, ya que el mandatario aún no se ha pronunciado de manera explícita del sector turismo y gastronómico.
Bueno se ha pronunciado a través del programa Reactiva Perú que tendrá como prioridad a las PYMES con énfasis en el sector turismo y gastronómico. Sin embargo, hay algunos puntos que los venimos analizando y que ayudarían mucho al sector.

Principalmente sería la reactivación de los restaurantes mediante delivery implantando medidas sanitarias y de inocuidad que aseguren un buen proceso de los alimentos (…) Ampliación del plazo de pago mensual del Impuesto General a las Ventas (IGV) y el pago del impuesto a la renta de seis meses. El aplazamiento de los pagos municipales (prediales y arbitrios), 6 meses. Un tema de vital importancia son los alquileres, ya que la gran mayoría opera en locales no propios. Se debe establecer una normativa de reducción de pago de alquileres, ya que nos encontramos pagando por locales que no están generando ningún ingreso.

Dicha reforma deberá realizarse con el objetivo de no romper la cadena de pagos. Una reducción del Impuesto General a las Ventas – IGV para este sector, similar a la Ley de Desarrollo de la Amazonia. Renovación automática de los Certificados de Inspección de Defensa Civil hasta el 31 de agosto, para las empresas que les corresponde la renovación durante el presente año y que aún no lo hayan hecho.

Que con fondos asignados a Promperú, se promuevan intensamente campañas para promover el turismo interno y generar el consumo en restaurantes locales. Y, que las entidades del sector público que otorgan bonos de alimentos en efectivo a sus trabajadores, otorgan un porcentaje de los mismos a través de vales de consumos en restaurantes y cafeterías formales, comprometiéndose el Estado al pronto pago de dichos vales a las empresas.

-¿Una subvención creen que sería viable?
Sí, los empresarios formales que cumplimos con todas nuestras obligaciones, estamos en gran desventaja contra las operaciones informales. Necesitamos acciones efectivas de apoyo, al ser nosotros la fuente formal de los ingresos del Estado en este rubro. Por lo que un posible aumento del monto y porcentaje del subsidio a la planilla sería de vital aporte, ya que venimos enfrentando nuestros gastos fijos, alquileres, teléfono, internet, servicios básicos, en muchos casos en un 70%.

-¿Cuántos puestos de trabajo peligran, teniendo en cuenta que muchas son microempresas o en su defecto han visto paralizadas sus actividades?
En la actualidad respetando la decisión del Gobierno absolutamente todos nuestros asociados han paralizado 100% sus actividades. Se calcula que alrededor de 30 mil personas de manera directa van a verse perjudicadas por esta para en el sector gastronómico.

-¿Creen que ese crédito que el Gobierno entregará a las Mypes, mediana y gran empresa servirá?
Definitivamente, es una medida acertada. Es importante apoyar con estos créditos ya que servirán de impulso a miles de empresas para la reactivación de la economía.

La llegada de visitantes, nacionales y extranjeros a la ciudad será en por lo menos un año o quizás más hasta que se encuentre una vacuna, ¿qué proponen para que el sector no continúe siendo mellado, me refiero a no parar su trabajo?
Tenemos cancelaciones hasta fin de año y lastimosamente vamos a ser uno de los sectores más golpeados y que más tiempo va tomar en reactivarse.
Tenemos que empezar apuntar todas nuestras campañas al mercado nacional y apuntar nuestras estrategias a canales digitales.

Una vez que se levante la cuarentena se debe promover el consumo en negocios locales. En esta semana se va a discutir la posibilidad de abrir el delivery para restaurantes y de alguna manera soltar algo de oxígeno al sector (…) De ser aprobado los restaurantes autorizados que opten por delivery operarían cerrados al público. Se acondicionaría un área exclusiva para desinfección de todos los trabajadores con especial énfasis en limpieza antes, durante y después de sus turnos (…)

Al parecer las fiestas de Arequipa, este año no estarán plagadas de visitantes, una fecha como le llaman de “temporada alta”, qué deben proponer los gobiernos locales y regionales.
Es temprano para poder hacer una propuesta. Es difícil predecir qué pasará en el futuro luego de este ‘reset’. No hemos respetado la naturaleza y de alguna manera nos demuestra de lo que es capaz. Nadie realmente tiene certeza de lo que se viene, nos toca por ahora buscar fortalecer y volcar todos nuestros esfuerzos a diseñar campañas para atraer y fomentar al turismo y consumo interno.

-¿Festisabores se realizará este año o se decidió cancelar el evento?
Con la premisa de continuar siendo uno de los puntos de encuentro más importantes entre los distintos actores de la gastronomía de Arequipa y el Sur del Perú por lo pronto optamos por posponer la edición hasta próximo aviso, con el optimismo de tener buenas noticias pronto.

-¿La gerencia regional de Turismo ha tenido diálogo con el sector, conoce su situación o es totalmente indiferente?
Estamos en comunicación constante con Paola Revilla, y con los representantes de los distintos gremios afines como AHORA, ADEGOPA, AVIT entre otros donde hacemos llegar nuestras propuestas y venimos trabajando de manera conjunta en cómo vamos a reactivar el turismo en Arequipa.

El gobernador parecía a inicio de año ser promotor del turismo, y lo demostró gastando unos millones en obras de arte en el ingreso de Arequipa, ¿Creen en que está comprometido con el turismo? ¿Ha tenido acercamiento a ustedes?
Lastimosamente el turismo en Arequipa siempre es afectado por la coyuntura política y desinterés de nuestras autoridades a lo largo de los años. El año pasado nos vimos afectados en la temporada alta por los conflictos sociales, manifestaciones durante los festejos de nuestra ciudad y el retraso en entrega de obras viales claves.

Por Roy Cobarrubia

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios