Economía

Privados venden más caro al Estado y a los municipios

22 de octubre de 2019

El incremento del presupuesto de los trabajos en las calles Jerusalén y San Juan de Dios, además del pretexto de un mal expediente, estaría en los sobrecostos de algunos servicios, como las instalaciones de cableados o la compra de la piedra laja.

De acuerdo a una investigación periodística, el costo por metro cuadrado de este material se vende entre 60 a 70 soles; pero la Municipalidad Provincial de Arequipa adquirió la piedra laja para las veredas en 140 soles.

El subgerente del área de Logística del Municipio Provincial, José Zea, indicó que se hicieron diversas cotizaciones, y como ocurre en este tipo de procesos, se adquirió el de menor costo. La ley no indica que se deba contratar necesariamente con un productor, sino con cualquiera que ofrezca el producto a costo bajo, agregó.

Pero al cuestionar por qué ese mismo proveedor ofrece el mismo producto, con las mismas características, a un precio mucho más bajo a personas particulares. “Eso tienen que preguntarle a los proveedores, por qué a una institución pública les cobran mucho más caro que a un particular”, dijo, por su parte, César Berríos Claverías, gerente de Desarrollo Urbano.

En el expediente técnico se utiliza para calcular el costo de los trabajos, un monto similar a los 60 soles. “El expediente técnico es referencial, no siempre se tienen los precios actualizados”, agregó el funcionario.

Pero la Contraloría General no solo ha observado el sobrecosto de la obra, sino también que las entregas del material no se han hecho a tiempo, además de tener material en no muy buenas condiciones, porque en algunos sectores esta piedra laja se estaría quebrando.

“Todavía no hemos recepcionado las obras. Tenemos que verificar el material y no es que se esté recibiendo la piedra laja sin control. En algunas oportunidades hemos devuelto algunos lotes porque no reúne las características técnicas; además por el retraso seguramente se les estará imponiendo alguna sanción”, añadió Berríos, quien se quedó solo tratando de explicar las falencias encontradas, mientras que el funcionario de Logística desapareció del salón.

En una de las sesiones de concejo donde se solicitó y aprobó el incremento de presupuesto para la obra, se consignó una partida de casi 730 mil soles para la compra de adoquines nuevos, pero el Instituto Nacional de Cultura advirtió que no deberían incluir una sola pieza nueva, sino usar los que estaban anteriormente.

“¿Qué van a hacer con ese dinero?, seguramente van a buscar un pretexto para utilizarlo en otra cosa”, comentó el regidor Pedro Quispe Cornejo, quien agregó que no había pretexto para comprar adoquines, cuando la pista se redujo y estos sobran.

A diferencia del trabajo que se hizo en anteriores gestiones municipales en calles como Bolívar o Sucre, en la nueva obra, no solo se coloca piedra laja, sino que en medio de la vereda se han hecho canaletas de concreto y en las esquinas, también se hizo trabajos de concreto.

Compartir

Leer comentarios