Arequipa

Propietarios de restaurantes se quejan por discriminación para trabajar

12 de mayo de 2020
Norma Nakagawa, presidenta de la Cámara de Turismo Regional.

Consideran que la ley no es nada clara, por lo menos para los negocios de provincias.

Los protocolos que ha establecido el Gobierno para que los restaurantes puedan hacer servicio de delivery, ha sido dispuesto solo para la ciudad de Lima, mientras que sobre las  provincias hasta el momento nadie les comunica cuándo podrán  volver a brindar sus servicios.

Norma Nakagawa, presidenta de la Cámara de Turismo Regional, integrada por  la Asociación Gastronómica de Arequipa, la Asociación de Picanteras y la Asociación de Hoteles y Restaurantes, señaló que los socios están listos y cumplen con todos los protocolos para comenzar a trabajar, sin embargo consideran que la ley no es nada clara, por lo menos para los negocios de provincias.

Ellos hicieron llegar sus quejas al Comando Nacional y solo les han indicado que mediante la Resolución Ministerial 153 del Ministerio de la Producción (PRODUCE) se indica que será este organismo el que se encargará de ver los pormenores para la reactivación de sus actividades.

Indicó que les han hecho llegar un reglamento de aproximadamente 25 hojas que tienen que cumplir; pero que hasta el momento no queda claro qué organismo o institución les otorgará finalmente el permiso para poder abrir los locales, puesto que como todos sus asociados son formales, no han tenido mayor inconveniente para cumplir dichos protocolos.

FISCALIZACIÓN SIN DISCRIMINACIÓN

Nakagawa informó que el Ministerio Público les ha solicitado la relación de todos los agremiados para que supuestamente puedan ser fiscalizados y verificar que trabajan de acuerdo a norma, a lo cual no se niegan; pero exigen que la fiscalización sea igual para todos.

“A nosotros nos fiscalizan cada 15 días el municipio, la fiscalía, turismo, pagamos nuestros impuestos, estamos oficialmente constituidos, nuestros trabajadores están formalmente contratados, sin embargo hay cientos de locales que están alrededor nuestro a los que nunca les llega una visita de inspección y que son completamente informales y que no se sabe la calidad del servicio que brindan, sin embargo nunca les hacen nada”, añadió.

Eso no solo ocurre dijo con el tema de los restaurantes, sino con todos los negocios formales. Es el caso por ejemplo, de los hospedajes cuyos administradores  tienen una competencia desleal por el servicio “Airbnb”, los que trabajan en la completa informalidad, donde la empleada del hogar es quien brinda  la atención a los turistas, no se sabe si cuentan con la higiene suficiente, la calidad de alimentos y otros; pero nadie hace nada por fiscalizarlos cuando es muy fácil dar con su ubicación.

“Es el momento propicio para que el Gobierno comience a formalizar todo tipo de negocio, de tal manera que todos tributemos y podamos sacar adelante al país y no  tengamos el grado de informalidad que ahora nos agobia”, añadió la empresaria.

Compartir

Leer comentarios