Arequipa

Proponen facilitar tamizajes de anemia y entrega de medicinas

29 de octubre de 2020

La reducción de la prevalencia de anemia en menores de edad, continúa siendo un gran reto para las autoridades del Gobierno, pues pese a todas las estrategias que aplicó el personal del sector Salud durante los últimos años, en la actualidad la enfermedad afecta al 55 % de infantes de 6 a 11 meses y al 43 % de niños de 11 a 35 meses.

Bajo este contexto, un equipo de trabajo de Protección Social, del área de Desarrollo Nacional de IPAE Asociación Empresarial, viene proponiendo el cambio de acciones a implementarse a corto y mediano plazo, con el objetivo de combatir de forma más eficiente este mal.

El gerente de Desarrollo Nacional de IPAE, Juan Díaz Huaco, manifestó que una primera estrategia consiste en priorizar la atención a la primera infancia, y como hoy en día existe mucho temor por acudir a un centro de salud ante la COVID-19, sugiere que el personal de salud retome las visitas a los domicilios con menores de cinco años.

“Pero las enfermeras ya no solo irán a tomar peso y talla a los niños, pues la idea es que les realicen el tamizaje de anemia, y de acuerdo a la gravedad, les brinden los suplementos y a través de una teleconsulta con un médico en el momento se les recete gotas de hierro”, indicó.

Del mismo modo, planteó impulsar la capacitación en temas nutricionales a las familias, incluyendo medios remotos, como en la experiencia de la multiplataforma “Aprendo en Casa”; asimismo, la masificación de la producción y/o consumo de alimentos fortificados y la implementación de mercados seguros por los gobiernos locales.

QALI WARMA

De forma complementaria, el especialista sugirió que el Programa de Alimentación Qali Warma no solo beneficie a niños en edad escolar, sino a familias enteras de bajos recursos.

“Se requiere evaluar el programa Qali Warma para realizar compras locales y distribuirlas a través de Comités de Alimentación Escolar a los padres de familia de los usuarios del servicio alimentario escolar. Para ello, es necesario la modificación del reglamento para que se permita la compra y distribución a las familias de una canasta para todos los miembros y evitar así una dilución de alimentos que desemboque en dietas inadecuadas para miembros más vulnerables”, remarcó.

Recalcó por otra parte, la necesidad de revitalizar los comedores populares, especialmente en las zonas periurbanas donde la pobreza golpea a un importante número de personas.

Compartir

Leer comentarios