Provincias

En distritos rurales la población sigue consumiendo agua no clorada

28 de mayo de 2018

La Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass) y la Agencia de Cooperación Alemana para el Desarrollo – Agencia GIZ, realizaron el monitoreo a la calidad de prestación del servicio de agua potable y saneamiento, detectándose que en distritos rurales la población aún sigue consumiendo agua no clorada. Se requiere mejorar procesos y equipamientos para que las plantas funcionen adecuadamente.

El monitoreo se efectuó en los distritos de La Joya, Vítor, San Juan de Siguas y Majes, en ocho plantas de tratamiento, administradas por las municipalidades y Juntas Administradoras de Servicios de Saneamiento (JASS), informó Saúl Alire Benavides, coordinador regional de Sunass Arequipa.

El especialista indicó que en su mayoría, si bien los diseños de las plantas de tratamiento se encuentran adecuados para su funcionamiento, requieren mejorar el control de procesos para que la operatividad de las mismas garantice una mejor calidad del servicio, así como un adecuado mantenimiento de la infraestructura.

Por su parte, Christian Noack, especialista de la Cooperación Alemana para el Desarrollo, indicó lo importante del capital humano en estos procesos. “Es primordial fortalecer las capacidades del personal profesional y técnico que opera dichas plantas”, refirió.

DIAGNÓSTICO
La JASS El Cruce del distrito La Joya, es una de las mejores implementadas con un laboratorio básico para realizar la medición de cloro. Esta planta produce 15 litros de agua potabilizada, aunque su capacidad de tratamiento es de 35 litros.

En el mismo distrito, la municipalidad opera una planta de agua, para abastecer a 12 poblados, sin embargo, el personal requiere ser mejor capacitado. En otros sectores, como la JASS San José, no se realiza la cloración del agua, y esta es consumida por la población sin el tratamiento adecuado.

En el asentamiento 6 de San Vicente, la cloración de agua se realiza de manera artesanal, en días alternados, debido a que los agricultores priorizan su uso para el riego de cultivos. Mientras que, en el distrito de San Juan de Siguas, las plantas de tratamiento El Tambillo y San Juan El Alto, operadas por la municipalidad atienden a más de 250 usuarios y, en ambos casos requieren mejorar los procesos y equipamiento para funcionar adecuadamente.

En la JASS La Colina – El Pedregal, su organización ha funcionado con mejor eficiencia para el tratamiento del agua, durante 12 horas continuas y una producción de 12 litros por segundo.

RECOMENDARON
El especialista alemán Christian Noack considera que para superar las deficiencias que tienen las JASS, estas deberían colaborar entre sí, en su ámbito distrital, para mejorar la eficiencia operativa en los procesos de tratamiento, tanto de agua potable y residual, a fin de garantizar un adecuado abastecimiento del servicio de agua potable a la población usuaria. En ese sentido remarcó que los procesos de integración de las JASS deben ser liderados por los gobiernos locales y distritales.

Como parte del monitoreo se capacitó a los operadores de las plantas de tratamiento y responsables del Área Técnica Municipal (ATM), para que superen las deficiencias encontradas y, mejoren el control de procesos, así como el mantenimiento adecuado de la infraestructura para un óptimo tratamiento del agua que consume la población.

Compartir

Leer comentarios