Provincias

Tía María debería ir, pero no en estas circunstancias

24 de mayo de 2018

Por la millonaria inversión que representa y oportunidades de empleo que generará, el proyecto minero Tía María debería desarrollarse en la provincia de Islay, pero no en estos momentos en que hay bastante convulsión social y rechazo a la iniciativa.

Así lo precisó ayer el alcalde de Cocachacra, Helard Valencia Juárez, quien exhortó a las autoridades del Gobierno nacional a poner -por el momento-, paños fríos al asunto de la explotación minera que impulsa la empresa Southern Perú Corporation.

“En mi opinión personal el proyecto Tía María si debería ir, pero no en las circunstancias actuales. Primero, hay que garantizar que no habrá afectación al agro y además hay que cerciorarse que la mina pague lo justo por regalías a Islay, pero sobre todo que compense los daños al valle de Tambo”, indicó el alcalde distrital.

En su juicio, el gobierno de turno está “regalando” los minerales para Southern Perú, toda vez que, no le está cobrando los precios idóneos por la extracción del cobre, además no le está exigiendo un verdadero control de calidad y compensación de daños al valle de Tambo por los pasivos ambientales en el largo plazo.

DISCULPAS
En opinión de la autoridad edil, el primer paso de Southern Perú para acercarse a la población de Islay, es que sea destituido su gerente de Servicios Técnicos, Carlos Aranda, por las declaraciones que brindó, dejando entrever que estos habitantes tienen genes terroristas.

Pero previamente a su despido, Carlos Aranda debe ir a la provincia a pedir disculpas por sus palabras que han resultado ofensivas, precisó, tras comentar que este acto es lo menos que espera la población ante el maltrato público al que fueron expuestos por este funcionario.

SIN INFORMACIÓN
Valencia Juárez lamentó de otro lado, que el Gobierno ni el Ministerio de Energía y Minas se hayan tomado la molestia de citar a una reunión a las autoridades distritales de la provincia, con el objeto de informar los avances del permiso de construcción solicitado por la empresa Southern Perú Corporation.

“No ha llegado a nuestros despachos, ninguna información oficial del Gobierno respecto que el proyecto Tía María va. Desconocemos así mismo, los avances de las licencias. El pueblo lo rechaza por ahora y eso hay que respetarlo”, remarcó, tras invocar a futuros candidatos a no utilizar este asunto como “caballito de batalla” para ganar simpatía de los habitantes de la provincia de Islay.

DATO
Tía María es un proyecto que representa aproximadamente mil 400 millones de dólares de inversión, y está actualmente paralizado por las protestas de las comunidades. Sus promotores están a la espera de un permiso del Gobierno y requieren una “licencia social” para su desarrollo.

Compartir

Leer comentarios