Nacionales

Reactiva Perú: Sectores favorecidos son la construcción y el comercio

23 de septiembre de 2020

El programa Reactiva Perú ha sido exitoso porque logró mantener la cadena de pagos y el dinamismo de los créditos en una coyuntura de pandemia por el coronavirus, sostuvo el gerente general de la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc), Miguel Vargas.

“Por lo que estamos viendo es muy exitoso. Si comparamos cifras de stock de créditos colocados por la banca se reportaron meses (junio, julio y agosto) en los que este programa llegó a explicar el doble o hasta el triple de lo que normalmente se colocaban en créditos”, declaró a la Agencia Andina. 

Explicó que los recursos otorgados mediante este programa se destinaron efectivamente para incrementar de manera considerable los recursos del sistema financiero para atender las necesidades de los clientes y agentes económicos.  

“Permitió generar buenas tasas, en condiciones favorables, para poder superar la coyuntura de crisis sanitaria”, comentó. 

De este modo, dijo que el principal factor para el éxito de este programa fueros las condiciones establecidas. En este caso, refirió los períodos de gracia (un año), plazos de pago (dos a tres años) y las bajas tasas de interés. 

“Pero un aspecto fundamental fue el respaldo del Estado. Ello permitió una mayor flexibilidad en el otorgamiento de los créditos”, comentó. 

Vargas subrayó que el programa Reactiva Perú cumplió con el objetivo de mantener la cadena de pagos y que las empresas tuvieran los recursos para mantenerse activas. 

“Recordemos que los recursos del programa Reactiva Perú están orientados para pago a proveedores y pago de planillas. Es decir, es dinero que va al bolsillo de las personas y las empresas para que el consumo no se detenga”, comentó. 

Subrayó que hay un fuerte dinamismo en los créditos a empresas y que los sectores más favorecidos son la construcción y el comercio. 

“Por tratarse de los sectores más afectados por la pandemia, son los que requirieron más recursos para superar sus problemas”, dijo.  

De otro lado, comentó que se observa una menor demanda de créditos por parte de las familias porque su ritmo de consumo ha caído. 

“Hay que tomar en cuenta que muchos clientes han perdido su empleo y que hay empresas que aún no están operando a plena capacidad”, dijo. 

DATO

Vargas proyectó que la demanda de créditos por parte de las familias caerá un poco más hasta llegar a una meseta hacia fin de año. 

Compartir

Leer comentarios