#Negocios y Empresarios

Reconocieron ocho árboles patrimoniales en Arequipa

29 de noviembre de 2020

Por su historia, antigüedad, filiación e importancia, fueron reconocidos los primeros ocho árboles patrimoniales de la región, ubicados en las provincias de Arequipa, Castilla, La Unión, Condesuyos y Caravelí. La distinción la hizo el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, y la Gerencia de Comercio Exterior y Turismo.

Para este reconocimiento, hace un mes se convocó a un concurso regional donde ciudadanos y entidades presentaron más de 50 expedientes de árboles que basados en la Guía de Reconocimiento de Árboles Patrimoniales, aprobada en marzo pasado por SERFOR, fueron calificados y distinguidos por los gobiernos locales.

Se trata de árboles de distintas especies como sauce, molle, cedro, huarango, mora, entre otros, de hasta 300 años de antigüedad, fieles testigos de diversos hechos históricos o eventos importantes de la región, con gran valor y significado emocional entre los habitantes.

La ceremonia de reconocimiento de los Árboles Monumentales tuvo como escenario el “Molino de Sabandia”, de la ciudad de Arequipa, donde se encuentra el árbol denominado “El Abuelo”, un gran sauce de aproximadamente 300 años que el pasado 12 de noviembre, se convirtió en el primer Árbol Patrimonial reconocido por Ordenanza Municipal en la región Arequipa. En este lugar se realizó la develación de una placa.

En la actividad participaron los alcaldes de la Mancomunidad Municipal de la Cuenca Sur Oriental de Arequipa (Sabandia, Mollebaya, Characato, Yarabamba y Quequeña).

LOS MÁS DESTACADOS

Entre los árboles que destacan figura un antiguo molle en la Hacienda Illomas en Chuquibamba, Condesuyos. Tiene una antigüedad de 300 años y cuenta la historia que, durante la guerra con Chile, (1879) la hacienda era refugio de los Montoneros quienes por las tardes descansaba bajo la sombra del que llamaban “el molle de la casa”.

En Huancarqui, provincia de Castilla, hay un huarango que supera los 30 metros de altura y tiene un diámetro de ocho metros. Está ubicado dentro de la Hacienda Recodos y tiene también 300 años de antigüedad. La historia cuenta que allí se realizaban las reuniones de rebelión contra el sistema del gobierno de Manuel Pardo en 1872.

Dentro de la Iglesia San Juan Bautista, en la plaza principal de Characato, hay un árbol de mora tan bien conservado que a pesar de sus 250 años de antigüedad continúa dando frutos. Fue plantado por los primeros sacerdotes mercedarios que llegaron y para la comunidad del lugar, es símbolo de fortaleza e identidad del pueblo católico.

Compartir

Leer comentarios