Salud

Alimentación para prevenir el cáncer

11 de febrero de 2019

El último 4 de febrero se celebró el Día Mundial de Lucha contra el Cáncer, una enfermedad que todavía no merece atención de los gobernantes, ni mucho menos de la población. En esta lucha resulta importante la alimentación. Comer sano es clave, y no es una opción, sino el camino para prevenir esta enfermedad.

Una dieta balanceada y nutritiva, junto a otras costumbres saludables, ayuda a reducir los riesgos de cáncer, afirmó la nutricionista de la Sociedad Nacional de Pesquería, Lorena Romero.

Citando información de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la especialista sostuvo que hay que evitar factores de riesgos como la ingesta masiva de alcohol, tabaco, poca actividad física y dietas desequilibradas es decir con azúcares procesadas, frituras, enlatados, golosinas, entre otras.

LOS PESCADOS

Por el contrario, dijo que lo importante y beneficioso es consumir grasas saludables. Los pescados azules (bonito, caballa y jurel), aceitunas, palta, frutos secos y aceite de oliva extra virgen son alimentos que contienen grasas saludables o ácidos grasos poliinsaturados.

Estudios confirman que el consumo de este tipo de grasa se relaciona con la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles, como el cáncer.

En el caso de los pescados se recomienda su consumo dos veces por semana al vapor, a la plancha, en sudado, en caldos y en cebiche.

Alimentos como las verduras, frutas, menestras y productos integrales también son ricos en fibra. En este caso se recomienda consumir el equivalente a la mitad de un plato. El Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (Inen) considera a estos alimentos como protectores contra el cáncer, debido a que la fibra acelera el tránsito intestinal y disminuye el tiempo de contacto de posibles elementos tóxicos con el tubo digestivo.

Se conoce además que la fibra “atrapa” determinados compuestos, por lo que quedan incapacitados para pasar a través del intestino al resto del organismo.

Asimismo, el consumo de fibra mejora la digestión de los alimentos y previene el estreñimiento, factores de riesgo para el desarrollo de cáncer de colon.

EL PODER DE LAS VERDURAS

Mauricio León Rivera, mastólogo y cirujano oncólogo, subraya el valor de las verduras. “En general, los alimentos vegetales reducen el riesgo de cáncer. Por ejemplo, las verduras que contienen carotenoides que se encuentran más en las de color rojo, naranja o verde oscuro, reducen el riesgo de cáncer de boca y faringe, esófago, pulmón, estómago, colon y recto (convincente), laringe, páncreas, mama y vejiga (probable), hígado, ovario, endometrio, cuello del útero, tiroides, riñón (posible) y sobre todo de próstata por la sustancia llamada licopeno. Las frutas, muchas de ellas contienen polifenoles, reducen el riesgo de cáncer de boca y faringe, esófago, pulmón y estómago (convincente), laringe, páncreas, mama y vejiga (probable), ovario, endometrio, cuello del útero y tiroides (posible)”, señaló León.

RECOMENDACIONES DE LA SOCIEDAD AMERICANA CONTRA EL CÁNCER

• Logre y mantenga un peso saludable durante toda su vida.
• Consérvese tan delgado(a) como le sea posible sin llegar a pesar menos de lo que debe pesar.
• Evite el aumento excesivo de peso a cualquier edad. Para quienes estén con sobrepeso o padezcan de obesidad, perder incluso una pequeña cantidad de peso conlleva beneficios a la salud y es un buen punto de partida.
• Realice una actividad física de manera habitual y limite el consumo de bebidas y alimentos altamente calóricos como medidas cruciales que le ayuden a mantener un peso saludable.
• Manténgase físicamente activo(a).
• Adultos: deben hacer al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de intensidad vigorosa por semana (o una combinación de ambas), preferiblemente repartidos a través de la semana.
• Niños y adolescentes: deben hacer al menos 1 hora de actividad física de intensidad moderada o vigorosa todos los días, con al menos 3 días a la semana con actividad vigorosa.
• Limite las conductas sedentarias como el permanecer sentados, acostados, viendo TV y otras formas de recreación que se centran en ver alguna pantalla.
• Realizar alguna actividad física adicional a las actividades habituales, independientemente cuál sea el nivel de actividad, puede brindar muchos beneficios para la salud.
• Consuma una dieta saludable con énfasis en los alimentos de origen vegetal.
• Consuma alimentos y bebidas en cantidades que le ayuden a lograr y a mantener un peso saludable.
•Limite su consumo de carnes rojas o procesadas (embutidos).
•Consuma por lo menos una cantidad equivalente a 2½ de frutas y verduras al día.
• Elija productos de granos enteros (integrales), en vez de productos de granos refinados.
• Si bebe alcohol, limite su consumo.
• Las mujeres deberán limitar su consumo a no más de una bebida por día, mientras que los hombres a no más de dos bebidas por día.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios