Salud

Aumentan casos de cáncer en niños y adolescentes

22 de junio de 2018

Los niños con cáncer sufren un gran impacto, al igual que los padres por el cambio repentino de su salud, que se suma al desagradable proceso de pruebas y procedimientos necesarios para llegar a dar con el terrible diagnóstico.

Desde ese momento se inicia una dura batalla entre la vida y la muerte, en un proceso tan doloroso, que muchos niños o adolescentes llegan a suplicar que los dejen partir. En esta etapa, la mayoría sabe perfectamente cuál es la enfermedad que padecen y la gravedad de la misma, la que asumen con tal madurez, que ellos mismos saben diferenciar qué pueden o no causarles daño y evitan, en el caso de alimentos, consumirlos.

Al Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas (IREN), llegan alrededor de unos 5 niños y adolescentes nuevos por mes, alcanzando un promedio entre 50 a 60 casos por año, los que se suman a todos aquellos que se encuentran recibiendo tratamiento, ya sea de manera ambulatoria o cuando se tienen que quedar internados.

Casi el 40%, padecen cáncer a la sangre o leucemia linfática aguda, siendo la enfermedad más común entre los cánceres. También se han detectado tumores cerebrales, de hígado, riñón, ganglios, retina, huesos, de testículos músculos, entre otros.

Henry García Pacheco, médico pediatra encargado del departamento de Medicina del Iren, señala que al igual que el cáncer en los adultos, entre más temprano se detecte, es mucho mejor para tener un tratamiento adecuado. El problema es que a diferencia de los adultos no se pueden hacer controles de despistaje para detectar el mal.

Los padres deben estar muy atentos a los síntomas que experimentan los niños. Si continuamente mantiene una anemia o una palidez extrema a pesar del tratamiento de hierro que esté recibiendo; si tienen constantes dolores en los huesos o músculos, una infección que no se cura a pesar de los antibióticos, si los ganglios comienzan a crecer, si salen manchas rojas o granitos en la piel, entre otros.

Estos síntomas no deben pasar de los 15 días, por lo que se debe profundizar los estudios. “Cuando se detecta la enfermedad, generalmente el cáncer se ha extendido por todo el cuerpo y afecta a varios órganos a la vez. Lo bueno en el caso de los niños o adolescentes, es que sus órganos son nuevos y pueden responder a un tratamiento de quimioterapia, además ellos no tienen problemas asociados como hipertensión, diabetes y otros que tienen los adultos”, añadió el especialista.
Allí se encuentran hospitalizados niños de diversas regiones del sur del país, especialmente de Arequipa y sus provincias.

Todos reciben el apoyo del Seguro Integral de Salud para su tratamiento. “Por más dinero que pueda tener una familia, siempre es insuficiente para afrontar la enfermedad, porque son varios años de lucha”, dijo el galeno.

En algunas oportunidades se acaban las medicinas, generalmente porque en el gobierno central se hacen las adquisiciones una vez por año y no se toma en cuenta el incremento de los casos. Los padres también tienen que tener a su disposición varios donantes de sangre a su disposición.
Tanto padres como niños permanecen internados las 24 horas del día y en este hospital especializado, se tiene un área de recreación para que los menores se entretengan con juegos. Acuden algunas personas voluntarias a ayudarles a dibujar, estudiar, a pintar.

Una de las atracciones que han tenido en los últimos días, ha sido sin duda, los partidos del mundial de fútbol.
A pesar de la enfermedad que padecen, estos niños por momentos olvidan los problemas asociados a su terrible mal y como el resto de peruanos, desde sus camas han alentado a la selección peruana y así lo harán nuevamente este jueves, como dijo Daniel, un jovencito de 14 años, quien lucha contra un cáncer hepático.

Compartir

Leer comentarios