Arequipa

Raspadillas veraniegas podrían causar hepatitis

9 de enero de 2019
raspadillas veraniegas
Una mala preparación de raspadilla podría generar problemas estomacales.

Con el incremento de las temperaturas, la mayor parte de personas recurren a los helados, cremoladas, gelatinas, queso helados y raspadillas para tratar de menguar el calor, pero los especialistas en salud advierten que refrescarse de esta manera podría traerles serias consecuencias para su salud.

Hay muchos comerciantes que no tienen el debido cuidado en la preparación o manipulación de estos refrescos, debido a que los preparan con agua contaminada o hielo industrial hecho con agua no tratada, lo que podrían ocasionar dolores abdominales, diarreas, náuseas, gastroenteritis, enterocolitis y hasta Hepatitis A, de acuerdo al Instituto Nacional de Salud.

Antonio Castillo, nutricionista del Centro Nacional de Alimentación y Nutrición del Instituto, sostuvo que, durante el verano, personas de todas las edades consumen productos helados que se venden ambulatoriamente, sin medir el riesgo que ello representa para su salud.

Estos alimentos dijo, pueden estar hechos con agua contaminada, hielo industrial que se hace con agua no tratada y que es para otros usos, pero al costar mucho más barato es comprado para hacer las famosas raspadillas. A este hecho se suma que el hielo está expuesto al medio ambiente con polvo, polución de los vehículos, bacterias que están en del aire y que al final pueden desencadenar graves problemas estomacales.

Manifestó que estos productos pueden ser fuente de millones de bacterias que se confunden entre sus llamativos colores, formas y sabores.

Además es fácil percibir que casi todos los comerciantes ambulantes, no usan guantes para la preparación y tampoco para la venta y mucho menos mandil, facilitando que el sudor propio del cuerpo se adhiera a las bolsas de plástico o vasos descartables.

El especialista añadió que si no se cumple con una buena práctica de higiene, estos productos pueden contener inclusive coliformes fecales, debido a la contaminada manipulación de quien los venden.

Agregó que los referidos productos no cumplen con las condiciones mínimas sanitarias que aseguren su inocuidad y seguridad para el consumo humano y tampoco se conoce que tipo de colorantes se utilizan para su elaboración, para darle sabor a estos productos, muchos comerciantes utilizan jarabes elaborados a base de colorantes artificiales que pueden causar irritación estomacal.

El experto recomendó a la población ingerir productos manufacturados, con registro sanitario y debidamente embolsado, o refrescos naturales hechos en casa previamente congelados, hechos a base de fruta lavada o alguna infusión helada, como el té helado.

Compartir

Leer comentarios