Turismo

Sector Turismo terminará el año con sus cifras en rojo

17 de septiembre de 2020
Las iglesias son parte de los atractivos turísticos de la ciudad.

La situación económica entre los empresarios de turismo es incierta y consideran que una reactivación total podría darse recién en un año y medio a dos, mientras tanto un promedio de 90 mil personas no encuentra la manera de subsistir, según señaló Norma Nakagawa, presidenta de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Arequipa (AHORA).

 Nakagawa informó que, sin duda, tendrán sus cifras en rojo al finalizar el año, en una crisis que vienen atravesando desde el 2019, cuando decenas de reservaciones internacionales tuvieron que cancelarse debido a los conflictos que se generaron por las protestas en contra del proyecto Tía María, a lo que se suma ahora, el problema de la pandemia del coronavirus.

La idea era recuperar los ingresos durante los meses de enero, febrero y marzo con turistas que solían llegar de Chile, Argentina o Brasil; pero también hubo una disminución debido a que la economía de esos países no estuvo bien y disminuyó la cantidad de visitantes.  

“No solo estamos en emergencia, estamos en cuidados intensivos y no sabemos qué va a pasar en unos meses. Son 30 mil las personas que dependen directamente del sector y otras 60 mil con negocios afines, como los artesanos, que dejaron de trabajar por completo en los últimos meses”, añadió la empresaria.

Indicó que de los 100 socios hoteleros que tienen, por lo menos el 70 % ha vuelto a trabajar, pero de manera restringida, atendiendo a trabajadores que llegan de Lima para las empresas mineras, que son un porcentaje bajo pero que de alguna manera ha comenzado a reactivar el sector. Dijo que no todos los hospedajes lo hacen, debido a que todavía existe un temor por los contagios de los trabajadores.     

Respecto a los restaurantes que forman parte de la Asociación, indicó que también han comenzado a trabajar con las restricciones del caso. Lamentó que las normas para la atención del público en los diversos establecimientos pequeños se hayan flexibilizado en los últimos días.

“Desde un principio nos dieron normas estrictas respecto al protocolo de bioseguridad y todos los establecimientos formales nos tuvimos que adaptar, seguimos una capacitación con un epidemiólogo del Ministerio de Salud e invertimos mucho dinero, sin embargo, ahora sólo les exigen la presentación de una declaración jurada para abrir sus locales. La fiscalización debe ser para todos por igual”, se quejó la empresaria.

Respecto al reinicio de los vuelos a la ciudad desde el próximo mes, dijo que, si bien no llegarán turistas extranjeros, por lo menos se tendrá a los clientes corporativos que llegan para trabajar en las diversas empresas. Aseguró que durante el tiempo que viene trabajando, incluso hospedando a personas que guardan cuarentena por estar con la COVID-19, ninguno de los trabajadores se ha contagiado por que se siguen estrictamente los protocolos.

DATO

Finalmente, la empresaria hizo un llamado a las autoridades para que dejen apetitos personales y políticos e impulsen la reactivación del proyecto Majes siguas II, que es vital para la reactivación económica y la generación de puestos de trabajo para los siguientes años.

Compartir

Leer comentarios