Arequipa

Solidaridad en tiempos del coronavirus

12 de abril de 2020
Cruz Roja entrega alimentos a mendigos abandonados en las calles de la ciudad.

Durante la emergencia se han visto muchos casos de bondad con las personas que más sufren a causa del coronavirus.

Alguna vez se ha preguntado ¿cómo están viviendo ahora esas personas que antes deambulaban  por la calle pidiendo alimentos o limosnas? Su situación es incierta y hay muchos que siguen en la calle buscando la caridad ajena, que ahora en los tiempos del coronavirus es más difícil de  conseguir.

En esta emergencia sanitaria se están resaltando las miserias de algunas personas, como aquellos que teniendo dinero, se hacen de las canastas para los más pobres o de otros que aprovechan la ocasión para sobrevalorar los precios de los productos. Pero también hay de aquellos que están dando muestras de solidaridad y buscan alcanzarles un plato de comida caliente o algún alimento para que puedan ellos mismos prepararlos a quienes están pasando dificultades.

Jackeline e Isemar Cruz Loayza, no solo se encerraron en su casa para acatar la cuarentena y evitar contagiarse, como lo debieran estar haciendo todos los peruanos responsables, sino que decidieron ir un poquito más allá y hacer una campaña para poder proporcionar un plato de  comida a todas esas personas olvidadas por gran parte de la sociedad.

Ellas formaron una empresa innovadora «Le Qara«, de producción de cuero en base a  microorganismos y son las que idearon la campaña «Nocunda» (No cuesta nada), a través de las redes  sociales con el objetivo de  buscar donaciones para asistir a estas personas. Los primeros días la lucha fue solitaria y ahora están llevando alimentos a un promedio de 200 personas y canastas con alimentos para varias familias.

A esta tarea se sumó la Cruz Roja de Arequipa y la organización Hoop. Jackeline e Isemar consiguen las donaciones, en dinero y en bienes, las derivan directamente a la Cruz Roja cuyos voluntarios se encargan de preparar un plato de comida. La organización Hoop entrega las canastas a personas  de extrema pobreza que viven en el Cono Norte.

Todos los ciudadanos pueden sumarse a esta tarea haciendo sus donaciones con dinero y con solo depositar 5 soles, estarán asegurando el almuerzo para una familia, los víveres los pueden hacer llegar a la Cruz Roja. Las cuentas en el BCP son: 194-40139514062 ó 002-19414013951406296.

Desde muy temprano llegan los voluntarios al local de la Cruz Roja ubicada en Urbanización Municipal en el Cercado, comienzan a seleccionar los alimentos que tienen y de acuerdo a ello  inician la preparación del plato. Para esto están también colaborando algunas empresas y algunos mercados de la ciudad.

Al medio día ya están un promedio de 100 platos que en dos camionetas, inician el recorrido por diversas calles de la ciudad, para entregar a cada una de estas personas que ansiosas esperan su comida del día antes de retirarse a sus casas.

Mientras tanto, otros voluntarios se encargan de preparar un refrigerio con una bebida caliente  para que a las 4 de la tarde, salgan nuevamente en dos camionetas y las repartan otras personas que también necesitan ayuda.

Ludwig Paoli Talledo, director de la Cruz Roja en Arequipa, indica que el apoyo seguirán  brindándolo por lo menos hasta unas dos semanas después que termine la inmovilización social, ya que la economía de las familias no se recuperará tan rápido de esta emergencia sanitaria.

Que se incrementen las raciones diarias también dependerá de la población y especialmente de empresas que puedan colaborar. Hay muchas que no están trabajando pero que tienen alimentos en stock que podrían donarlos antes que llegue la fecha de su vencimiento y de esta manera se pueda ayudar a personas que lamentablemente están en estado de abandono en la ciudad.

La solidaridad se pone a prueba en tiempos de angustia e incertidumbre.

Con estos alimentos, también se elaboran canastas que son distribuidas a familias que no han sido favorecidas por los bonos entregados por el Gobierno Central y que también necesitan de ayuda y que están ubicados en diversos distritos. Solo la Cruz Roja entregó 30 canastas, número reducido pero que se puede incrementar más con el apoyo de la población.

MUESTRAS DE SOLIDARIDAD

Así como estas jóvenes empresarias, la Cruz Roja y Hoop, también se ha visto la solidaridad de muchas personas anónimas que buscan de alguna manera aliviar el duro trance por el que están pasando familias menos favorecidas.

Efectivos policiales de la Comisaría de Chiguata por ejemplo, de sus sueldos donaron 100 canastas de víveres que repartieron a familias pobres; el alcalde de Yura sacó su cosecha de papa y cebolla y  la donó a gente de su distrito, un regidor provincial también compró papas e hizo lo propio.

El Arzobispado de Arequipa reanudó la entrega de almuerzo para personas pobres que a diario acuden a su comedor ubicado en la calle Santa Catalina, lo mismo que la recolección de víveres a través de Cáritas que se están repartiendo a diversos distritos y provincias.

DATO

La necesidad es muy grande y si bien hay personas que trabajaban para ganar dinero a diario y alimentar a su familia y que ahora no tienen, también hay otros ciudadanos que están en mejor posición y tienen la posibilidad de  ayudar con el prójimo.

«Nada nos cuesta preparar un poquito más de comida y dárselo a quien está pasando necesidades», dice una señora en Bustamante y Rivero, quien decidió «adoptar» a un anciano a quien le proporciona un plato de comida diaria.   

Por Roxana Ortiz A.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios