Columna

¿Todos somos violadores en el Perú?

18 de enero de 2020
Fuente: Red Interquorum Arequipa 2017 – Marcha Ni Una Menos

El 25 de noviembre del 2019 se entonó por primera vez en Valparaiso “Un violador en tu camino” es la canción feminista que ha circulado en toda Latinoamérica, naciendo en las revueltas en Chile por las desigualdades sociales, enfocada a mostrar la situación de vulnerabilidad en que se encuentra la mujer.

Para muchos, haciendo referencia al género masculino, se tiene un enfoque errado del movimiento feminista, calificándolo de paranoia, pro venganza y resentimiento al sexo masculino, perspectiva que será desmentida por la realidad peruana y latinoamericana.

El machismo y la misoginia es una relación de poder entre la mujer y el hombre, cada 30 horas muere una mujer en Argentina, según el Observatorio de Igualdad de Género de la CEPAL en el 2018 se registró en toda Latinoamérica y el Caribe 3529 feminicidios

En el 2018 fueron 149 víctimas de feminicidios, cerrando el 2019, batiendo record con 168 casos de feminicidios, concluyendo que se juzga a la mujer por nacer, se tolera el morbo con relación al sexo femenino, el analfabetismo más propenso en mujeres que viven en zonas rurales, el amor romántico que normaliza la violencia de género, la dependencia económica del hogar en el hombre, la impunidad por los agresores, órdenes de alejamiento y protección que no se cumplen. Entonces la frase “el violador eres tú” es una respuesta natural por parte de las mujeres que las están matando, en costa, sierra y selva, peor aún, tenemos un Estado que no garantiza los derechos humanos con equidad e igualdad entre hombres y mujeres, calificándolo de “un Estado agresor es un macho opresor”.

Nosotros los hombres hemos nacido, vivido y muerto de una manera privilegiada en relación a la mujer, teniendo más comida servida en tu plato, teniendo la oportunidad de poder estudiar, a no tener presión social sobre el matrimonio, no condicionarte a una religión católica de sumisión, que la sociedad no te señale como puto por tu libertad sexual, entre otras cosas. Entonces para poder establecer la problemática de la situación de la mujer, no se genera empatía, teniendo el ideal de romper el mandato de la masculinidad patriarcal y machista, se tiene que promover nuevas masculinidades en ambos sexos, cambiar de una política pública pro-víctima y trasladarse a poder trabajar con los agresores.

El feminismo es un enfoque teórico transformador del género masculino y femenino, que no solo le pertenece a las mujeres sino a la sociedad, rompiendo prejuicios y dogmas dentro del sentido común de la ciudadanía. Rechazando los extremismos y discriminaciones, como por ejemplo: el sexo de un hombre no puede condicionar tu participación en un movimiento feminista, tu sexo de mujer no condiciona que puedas juzgar a un hombre como violador sin generar un argumento o poder comprobarlo. Hay parámetros dentro de la institucionalidad y conductos regulares que nos han permitido poder vivir en sociedad, que son necesarios para poder relacionarnos y respetarnos.

Es por ello en una declaración el 10 de enero por la Ministra de Mujer y Poblaciones Vulnerables Gloria Montenegro, diciendo que: “El Perú es un país de violadores” e invito a sumarse a esta indignación, refiriéndose también a las violaciones, feminicidios, cantidad de tipos de violencia hacia la mujer, entre otras cosas.

La realidad no se puede evitar, se están vulnerando derechos humanos de las mujeres, y mencionar esta generalidad es en base a un contexto tangible y cotidiano que no quisiéramos que se normalice, pero la ministra es un funcionario público y político, promotora del dialogo y los consensos, y no se puede tener declaraciones tan ligeras sabiendo que somos un país de todas las sangres y colores, con las intenciones de poder sensibilizar a la ciudadanía de esta problemática podríamos estar ocasionando una confrontación con grupos recalcitrantes que hay que reeducarlos en el enfoque de género no alejarlos de este.

Hemos tenido un Presidente del Consejo de Ministros que se declaró feminista, siendo Salvador del Solar quien nos enseñe a poder tener espacios de debate donde se pueden llegar acuerdos entre posturas divergentes y contradictorias.

Tender puentes dentro de la política partidaria en la esfera pública es necesaria, pero es una limitante que juzgues a tu contrincante por su condición, no desmerezcamos el debate ni tampoco hay que ver antípodas en la argumentación sino hay que anhelar poder llegar acuerdos en base a una problemática en común como la violencia de genero.

Lucas Z. Granda
Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios