Nacionales

Un conflicto es una oportunidad de llegar a acuerdos sobre necesidades insatisfechas

12 de julio de 2019
Raúl Molina Martínez, viceministro de Gobernanza

Luego que se otorgara la licencia de construcción para iniciar el proyecto Tía María en Islay, se ha anunciado una huelga indefinida, mientras que el gobernador Elmer Cáceres dijo que no habrá diálogo si no se retrocede en la medida. Raúl Molina Martínez, viceministro de Gobernanza, señala que solo se ha cumplido con un trámite administrativo, pero que es ahora el momento para buscar los actores e iniciar el diálogo, además de ver cómo se cubren las necesidades de la población, que no solo tienen que ver con la agricultura, sino con otras potencialidades que tiene la provincia de Islay.


¿Cuál va a ser el rol que va a desempeñar el Estado en el tema?
Vamos a empezar buscar con paciencia e inteligencia a interlocutores que permitan en su momento abrir ventana para iniciar el proceso de diálogo, trabajo que se ha venido haciendo incluso desde antes de otorgar la licencia, porque se han realizado muchas reuniones entre las autoridades de Islay, pero no se pudo concretar.

¿Por qué se dio la licencia sin antes haber dialogado?
Lo que ha hecho con otorgar la Licencia de Construcción es dar cumplimiento a un procedimiento administrativo, ahora es cuando se inicia el diálogo, no interesa cuánto tiempo tome en llegar a acuerdos. Se ha tenido reuniones varias semanas antes con alcalde Islay, con el propio gobernador, consejeros, para discutir el tema; no es una preocupación nueva

El gobernador dice sentirse traicionado ¿hubo algún compromiso con él?
Participó en un encuentro de gobernadores con el Presidente Vizcarra y hablaron del tema y el Presidente le pidió que se iniciara la mesa con el Premier y otros ministros, porque el proyecto minero no es el único tema pendiente para Islay. Sin embargo cuando se trató de comunicar con el Gobernador para acordar la fecha, este ya no tuvo predisposición para conversar.

¿En este proceso participará la empresa Southern?
El rol del Estado es iniciar el proceso de diálogo, primero se va a elegir a los actores que sean necesarios para ir conversando, que se vayan aclarando las dudas, que se hable de las necesidades de la provincia, se tomen acuerdos y recién podrán participar funcionarios de la empresa y otros actores que sea necesario ir incorporándolos poco a poco, no necesariamente sólo a los que viven por la zona de influencia del proyecto, sino de otros distritos, que no viven de la agricultura o de la pesca, sino de otras actividades económicas

Hay dudas respecto a que la empresa cumpla con no iniciar la construcción…
La propuesta de la empresa ya la veníamos trabajando hace muchas semanas atrás y han sido ellos lo que han hecho el compromiso, no importa el tiempo que debe durar el entendimiento con la población, porque no se trata de una imposición. Lo que tienen que entender que la licencia es solo un documento, un paso más en el proceso, un mero trámite administrativo y que de ahora en adelante se vienen las negociaciones.

¿Es la oportunidad que la población plantee sus necesidades?
En la provincia de Islay no solo se puede vivir de la pesca, también hay otros proyectos como la propia agricultura la que se debe fortalecer, por eso estamos trabajando en la construcción de una nueva represa; pero también existe un gran potencial en el turismo explotando las playas, lo mismo que con la pesca, los puertos y servicios. No veamos este conflicto como un problema más, sino como una oportunidad de generar cambios, que beneficien a toda la población. Sabemos que hay muchas necesidades, es momento de ponerlas sobre la mesa y ver en cuanto tiempo y cómo podemos ir solucionándolas.

El gobernador dice que si no hay anulación de licencia no hay diálogo, ¿será posible?
Como dije, la licencia es el fin de un trámite administrativo. Sería muy bueno contar con el gobernador para comenzar a trabajar en un proceso de diálogo abierto, transparente y democrático. Es un actor ineludible, con el que se tiene que discutir cómo desarrollar la región.

La población ha tomado como un desafío enviar gran cantidad de policías al lugar…
Este tipo de hechos hay que tomarlos con prudencia y calma, evitar que se generen conflictos. La policía está para resguardar el orden público, para que no se afecten los derechos de las personas y solo se están tomando precauciones. No tienen orden de afectar a la población y así se ha hecho en otros puntos del país, donde se ha logrado dialogar y tomar acuerdos beneficios para cada sector.

Compartir

Leer comentarios