Arequipa

Una devoción de más de 400 años de antigüedad celebrada en Arequipa

22 de septiembre de 2019

El Niño Jesús de Praga en Arequipa pasó de ser una devoción Carmelita para ahora venerarse en la casa de los franciscanos.


Por: Mariela Zuni M.

Numerosos milagros le son atribuidos, desde nacimientos imposibles hasta curaciones de enfermedades graves. Su generoso poder multiplicador es otro atributo del pequeño “chascosito”, como es llamado cariñosamente por los fieles arequipeños el Niño Jesús de Praga.

Se dice que es la muestra de devoción al niño Jesús más antigua de la fe católica y una de las más grandes, pues se venera en todos los continentes del mundo por millones de personas que dan fe de sus prodigios.

En 1620, en la ciudad de Praga (capital de la República Checa), se fundó un convento de Padres Carmelitas. La ciudad estaba devastada por guerras sangrientas, incluso las carencias eran evidentes en la orden, hecho que conmovió a la piadosa princesa Polixena Lobkowitz, quien sintiendo en el alma las apremiantes necesidades de los religiosos, resolvió entregarles una pequeña estatua de cera, de 48 centímetros de alto, que representaba un hermoso Niño Dios, de pie, con la mano derecha levantada, en actitud de bendecir, mientras con la izquierda sostenía un globo dorado, que representa al mundo entero.

La estatua fue exhibida en el oratorio del convento. Destacando el padre Cirilo como uno de los más fervientes devotos. La guerra nuevamente asoló el lugar y los religiosos tuvieron que huir, dejando atrás la imagen que fue dañada por los invasores.

Al retornar entre los escombros, detrás de un altar, el padre Cirilo encontró la imagen del niño, la cual tenía las manos dañadas. Encontrándose en oración, delante de la estatua, cuando oyó claramente estas palabras:

«Tened piedad de mí y yo me apiadaré de vosotros. Devolvedme mis manos y yo os devolveré la paz”.

Después de varios intentos finalmente el religioso pudo cumplir con su promesa de restaurar la imagen del niño. La orden alcanzó beneficios innumerables, multiplicándose por el mundo los devotos.

Las gracias y maravillas del «pequeño Grande» (como llaman en Alemania al Niño Jesús de Praga), devoción universal de más de 400 años de antigüedad, fue traído a tierras mistianas por la orden de los Carmelitas, que inculcó en los fieles, grandes y pequeños, el divino don de la caridad y el compartir.

Miguel Roy Alarcón Alarcón cuenta que desde niño le inculcaron en su hogar la fe por el niño milagroso. Tradición que compartían en familia en el monasterio de Santa Teresa donde existe hasta la fecha la imagen del niño Jesús.

Los fieles characatos, guiados por fray Irineo, querían venerar a la usanza de aquellos años al milagroso, sin embargo, las monjas de clausura no congeniaban con ello. El religioso preocupado por la devoción de su feligresía se enteró que, en el templo de la Tercera Orden Franciscana, había otra imagen similar.

Es así que, hace 17 años la ministra Blanca Pacheco de la Tercera Orden Franciscana cobijó a los creyentes del niño Jesús de la orden Carmelitana. Acontecimiento sui generis, muestra del “inmenso poder milagroso de la fe”, comentó Alarcón.

La imagen considerada milagrosa, especialmente entre las mujeres embarazadas, pues representa la pureza y la inocencia, al principio se encontraba en una situación un tanto precaria, relegada a un rincón del templo. La cofradía se encargó de darle más presencia con un hermoso altar decorado, pero, siempre al alcance de los fieles.

Miguel Alarcón, actual presidente de la Cofradía del Niño Jesús de Praga, expresa que su propia devoción los estimula a compartir, por ello durante todo el año y principalmente en su fiesta central, que es el 25 de setiembre, los creyentes pueden cargar la estatuilla.

Cada año los arequipeños dan muestra de su fe al Niño Jesús de Praga con actividades de proyección a la comunidad. Este año el asistente regional Fray Efraín Bautista Cruz, la ministra Irene Acuña de Gutiérrez, y los devotos iniciaron los actos principales de la fiesta el 21 de setiembre, con la celebración de la santa Misa.

Para hoy domingo 22 y el lunes 23 de setiembre a las 6:45 de la tarde está programado el rezo de la Coronilla del Niño Jesús de Praga, y posteriormente la misa. El martes 24, es la víspera y el 25 es el día central. A las 10 de la mañana la Misa de Fiesta contará con la presencia de estudiantes de instituciones educativas de la ciudad de educación básica alternativa.

A las 11 de la mañana es la triunfal procesión. El recorrido inicia en la calle Zela, Santa Catalina, Ugarte, San Francisco y retorna a la iglesia. En la Tercera Orden, como es costumbre, se brindará el almuerzo franciscano para los niños con habilidades especiales, adultos mayores y público en general. Un acontecimiento similar a la porciúncula.

“Todo lo entregado es fruto de las donaciones que gracias al niño milagroso siempre se multiplican”, destacó Miguel Alarcón, quien invitó a los arequipeños ser testigos del milagro de la fe, con la multiplicación de los panes.

DATO
Para su fiesta, el niño Jesús vestirá sus mejores trajes, confeccionados por los devotos de diferentes partes del mundo. Uno de los más queridos es el de Characato, que luce en el mes de agosto, por el aniversario de Arequipa.

Compartir

Leer comentarios