Arequipa

Usuarios de tarjetas de crédito en riesgo  de sobreendeudamiento en Arequipa

26 de septiembre de 2020
Uso de tarjetas podría generar sobrendeudamiento en la población.

Morosidad en pagos aumentará en próximos meses

En Arequipa se cuenta con 200 mil tarjetas de crédito cuyos usuarios recurren a este medio para obtener préstamos de entidades financieras o comprar electrodomésticos, ropa, alimentos u otras necesidades. Especialistas recomiendan moderar su uso y se estima que la morosidad aumentará en los próximos meses por la crisis económica generada por la COVID-19.

Las consecuencias económicas de la emergencia sanitaria por la COVID-19 seguirán aflorando en los próximos meses en el país y se advierte que la morosidad en el pago de créditos o consumos en base a tarjetas de créditos aumentaría, motivo por el cual especialistas recomiendan moderar su uso. Ante ello la Superintendencia Nacional de Banca, Seguros y AFP (SBS) prepara una modificación en la normativa para preservar la salud del sistema financiero.

Cifras de este organismo regulador señalan que, al 31 de julio de 2020, a nivel nacional se tenía el registro de 5 millones 908 mil 896 tarjetas de crédito otorgadas por las entidades financieras y en muchos casos a sola presentación del Documento Nacional de Identidad (DNI) y en Arequipa la cifra es superior a las 200 mil unidades de dinero plástico.

Se estima que gran parte de los que poseen las tarjetas de crédito la utilizan para obtener préstamos de dinero, en la adquisición de bienes como electrodomésticos, ropa, alimentación y otros objetos, pues las facilidades que ofrecen los bancos permiten estas transacciones.

En ese panorama, el profesor de ESAN y experto en finanzas personales, Walter Eyzaguirre, recomendó a los tarjetahabientes no usar su tarjeta de crédito en un plazo no mayor de seis meses para así evitar un sobreendeudamiento que genere que el usuario caiga en morosidad y salga del sistema financiero.

“Hay que olvidarse de la tarjeta de crédito por lo menos seis meses. El mercado laboral es inestable. Si hay una nueva ola de infectados o las vacunas fallan, las restricciones pueden endurecerse y perderse más empleos. Además, se viene un periodo de tasas altas por lo que es mejor prevenir”, manifestó.

Recordó que, en una emergencia, antes de usar una tarjeta de crédito es preferible solicitar un préstamo personal pues esta última maneja mejores tasas.

“Las tarjetas de crédito manejan tasas de 90 % anual, mientras que en el préstamo personal bordea el 40 %. Es cierto que la tarjeta de crédito es inmediata, mientras que el préstamo demora. Por lo tanto, ante emergencia es preferible usar la tarjeta y luego solicitar un préstamo para amortizar el crédito”, explicó.

En otro momento, Eyzaguirre recomendó a los usuarios con tarjetas de crédito establecer un presupuesto para cancelar lo más rápido posible la deuda y dejar de ser vulnerable ante cualquier cambio.

“Si bien el mercado laboral hoy es inestable, los pagos que uno planifica no. Sería bueno que se defina un presupuesto que permita salir de deudas en un momento de recesión”, apuntó.

Recordó que cuando uno paga sus consumos de tarjetas de crédito a una sola cuota, y dentro del mes, el interés es cero. “Teniendo ese mecanismo, uno deja de estar afecto a futuras alzas de tasas”, subrayó.

DATO

Finalmente, señaló que en caso la capacidad de pago se limite por la pandemia, es importante reprogramar deudas para evitar la mora.

Compartir

Leer comentarios