Arequipa

Ysrael Zúñiga: mi vida no ha sido fácil

28 de agosto de 2018

Ysrael Zúñiga se fue del fútbol. Confiesa que estudió para ser odontólogo y que su hermano es mejor que él jugando pelota. Además revela su nueva faceta: el «Cachete» político.

Por Roxana Ortiz

Ysrael Zúñiga Yáñez acaba de cumplir 42 años de vida, 26 en el fútbol profesional y está a punto de iniciar otra etapa más, la de político, porque está convencido que es la forma de poder ayudar a los que más necesitan, recuperar a la niñez y juventud, y especialmente mejorar la calidad de vida de los ancianos.

Dice que su vida no ha sido fácil, por el contrario, ha sido dura –asegura– porque ha tenido que sacrificar muchas cosas, especialmente a su familia, momentos que está comenzando a recuperar de a pocos.

Aunque no nació en Arequipa, se considera un hijo más de esta región y, sin duda, ha resultado uno de los futbolistas más queridos, que por donde ha ido, ha hecho miles de amigos.

Nació en Lima, donde vivió unos 2 a 3 años y de allí se fueron a Camaná, donde la familia de su papá Hugo, quien era policía, tenía terrenos de cultivo. Su mamá Dominga era de Cañete y su familia era integrada por cinco hermanos.

-¿Cómo fue tu infancia, te imaginaste ser futbolista profesional?
Fue como el de todo niño de provincia, el colegio y la calle donde generalmente jugábamos al fútbol en el barrio. Mi familia fue muy humilde, mi tío Guillermo Zúñiga nos ayudó para pagarnos los estudios y nos llevó a Lima. Yo trabajaba en su empresa y a la vez comencé a estudiar para técnico dental. Un día fui a visitar a mi hermano Christian que jugaba en los juveniles del Sporting Cristal y el entrenador me dijo que si quería jugar y también me quedé.

-¿Dices que tu hermano tenía más talento que tú?
Sí, mucho más, era muy talentoso, incluso sin entrenar, pero yo le sacaba ventaja en la disciplina. Él se retiró hace algunos años atrás.

-¿Para ti cómo ha sido estar 26 años en el fútbol profesional?
Yo tomé el fútbol de manera profesional desde el primer día que comencé a entrenar y luego desde el año 99 cuando inicié con el Melgar. La carrera futbolística, desde que comenzó ha sido muy dura, cada día, cada semana, muchos sacrificios, momentos difíciles, mi vida ha sido una m…., aunque no lo parece. En estos 26 años apenas estuve en el cumpleaños de mi madre cuatro veces y los años pasan, a pesar que cuando estaba en el Melgar estaba a tres horas de distancia; pero viajar y llegar de noche, despertarse temprano, luego volver a viajar para estar apto y entrenar era muy jodido y prefería no ir. Como pases tu primer día, marcará el resto de tu semana.

-¿Ahora la disciplina es tu forma de vida?
Yo les digo a los jóvenes, a mis sobrinos, a mi familia: para ser alguien en la vida hay que hacer sacrificios. Mientras unos están en la fiesta, otros están entrenando para ser mejor, depende de cada uno, si quieres ser alguien del montón o destacar.

-¿Y realmente no salías a reuniones?
No, evitaba hacerlo, incluso en las reuniones de la familia que tradicionalmente se reúne, no iba; y si iba, departía un rato y me iba a dormir. Era aburrido. Ahora ya soy más sociable, desde hace unos tres años estoy dispuesto a disfrutar con mis padres y hermanos, que gracias a Dios están con vida. En el camino he perdido a muchos de mi familia con los que me hubiera gustado estar más tiempo, pero es parte de la vida.

-¿Los gallos también son una afición tuya?
Como todo camanejo, tengo unos 350 animales, entre gallinas, pollitos y unos 100 gallos de competencia. Antes los mandaba con mi papá a competir, ahora yo algunas veces voy a las peleas y me quedo hasta altas horas de la noche, pero no tomo, creo que tengo una imagen que guardar. Acepto una copa y nada más. También me gusta ir a pescar, de vez en cuando agarro mis cañas y me voy a relajar un poco.

-¿También tener tus hijos fue complicado, no?
Sí fue muy difícil, tengo trillizos: Tiago, Tiziana y Gía. Estoy feliz, pero también fue complicado tener tres a la vez, gracias a mi familia que me apoyó, aunque la mayor carga la llevó mi esposa Fresia. Ahora ya están más grandes y entienden mi carrera y además hay más tiempo para ellos.

-También tuviste la oportunidad de viajar al extranjero ¿Cómo te fue allí?
Fueron experiencias inolvidables, estuve en Inglaterra, Turquía, México y Argentina, pero la de Inglaterra fue la mejor, porque fui muy joven y allí había mucha disciplina, orden, honestidad. Era una liga más competitiva, con mayor nivel de jugadores. Allí estuve tres años.

-¿Y cómo hiciste con el idioma?
Tenía un profesor particular, pero creo que yo le enseñé más español que el inglés que yo aprendí (ríe), pero con la convivencia con los compañeros es cuando uno más aprende. No hablo excelente, pero me puedo comunicar bien. Viajé a China y ahí me sirvió mucho. Cuando viajé a Turquía me sirvió un poco, aunque también tuve que aprender turco, por necesidad, sino no comía.

-¿Te consideras un ídolo?
No sé si soy un ídolo, pero me siento afortunado con el cariño de la gente, de los periodistas, de mis compañeros, de los entrenadores. He tenido facilidad para hacer amigos, de llegar a la gente, me agarran cariño rápido, soy serio para unas cosas y bromista para otras.

-¿Cómo te va en la academia de fútbol?
Me va muy bien, ya estamos dos años, tenemos un promedio de 200 jóvenes y hay muy buenos talentos, pero lo que allí buscamos no solo es que crezcan futbolísticamente, sino que ayudamos a sus padres en el crecimiento de los valores, en principios, que te dan la posibilidad de ser alguien importante. Puedes tener talento, pero si no tienes valores no vas a durar mucho.

-La política ¿por qué decidiste algún día ingresar a ese mundo?
Ese tema me encanta y no es porque esté en campaña, siempre me gustó ayudar en lo que pudiera, pero creo que a través de un cargo puedes hacerlo aún mucho más. En deporte en la región se ha perdido mucho, no hay apoyo a los deportistas. En el fútbol por ser un deporte que muchos aman, de alguna manera se brinda apoyo, pero en el básquet, atletismo, el ajedrez, el boxeo, no hay apoyo y los talentos se aburren y terminan perdiéndose.
Un sinfín de veces se me acercaron y me han pedido apoyo con promesas de generar cambios, pero pasan los años y nunca se dan. Hay que crear las gerencias del deporte en cada municipio para congregar a todos los niños y jóvenes e impulsarlos a salir adelante. Apoyo al deporte no es hace una cancha, ni una losa deportiva, es hacer todo un complejo que cuente con una serie de servicios, como los higiénicos. Cómo puedes impulsar los valores si cuando vas a una cancha no hay baños o están cerrados y la gente orina en los árboles delante de niños o mujeres. Todo eso tiene que cambiar

-¿Pero consejero también tendrá otras funciones?
Sí, como fiscalizar y lo voy a hacer. Muchos me verán como un ogro, pero para eso la gente me elige. Ahora no crean que porque soy futbolista solo me dedicaré al deporte. Creo que también el tema de los adultos mayores es vital y a eso me voy a dedicar. En las provincias, los jóvenes migran buscando un buen futuro y esa gente mayor se queda sola, no tiene un seguro de salud, no tiene pensión. Llega un momento en que ya no puede levantar una pala y es cuando necesita ayuda, y para ello los municipios deben contar con programas de asistencia.

-¿Cómo estás llevando a cabo tu campaña? No se te ve con los demás candidatos
Yo voy solo a cada lugar y converso con la gente, les explico qué es lo que quiero hacer, o ellos qué quieren que yo haga. No llevo un polo, no voy con banderitas a gritar, no llevo volantes. En los meses que estoy en campaña me he gastado unos 2 mil 500 soles, no más, en mi movilidad y para pagar a una persona que ayuda en la red.

-¿Pero también viajas a provincias?
Los que van a votar por mí están en Arequipa, pero voy a Camaná, Majes, Caylloma, porque quiero conocer sus necesidades y también les explico lo que quiero hacer, en caso salga elegido. El programa que yo tengo debe beneficiar a todas las provincias.

-¿Por qué elegiste a Javier Ísmodes?
Conversé con todos los candidatos, me buscaron para ofrecerme una candidatura, pero el programa que realmente me convenció fue el de él. Estoy seguro que es muy bueno y esperemos que se concrete. Queremos generar un cambio, a veces la política me asquea como a todos, pero si nadie hace nada, no va a cambiar. Dinero hay para hacer muchas cosas, solo hay que saberlo utilizar en bien de la población y si no hay, se hacen actividades para generarlo.

ESCRIBE UN LIBRO

Compartir

Leer comentarios